Público
Público

El volcán de La Palma se reactiva tras "una fase de descanso" que podría haber desplazado el magma hacia el sur de la isla

Ya ha emitido 46,3 millones de metros cúbicos de material magmático y supera la erupción del Teneguía en 1971. La colada se encuentra a unos 800 o 1.000 metros en línea recta del mar, pero no hay seguridad de que vaya a llegar a la costa.

Tras pasar prácticamente medio día sin apenas actividad, este lunes el volcán Cumbre Vieja ha comenzado nuevamente a expulsar lava entre explosiones intermitentes.
Tras pasar prácticamente medio día sin apenas actividad, este lunes el volcán Cumbre Vieja ha comenzado nuevamente a expulsar lava entre explosiones intermitentes. Ángel Medina G. / EFE

El volcán de Cumbre Vieja ha vuelto a explosionar este lunes después de un parón de varias horas en su actividad. Estos ceses temporales han coincidido con una bajada en la señal de tremor y un desplazamiento del enjambre sísmico hacia el sur de la isla. Sin embargo, todos estos datos no permiten anticipar nada seguro sobre la evolución de la erupción.

Por el momento, la actividad del volcán es la normal. Las continuidades y discontinuidades en las emisiones de lava y ceniza es propia de un volcán de tipo fisural y estromboliano como es el de Cumbre Vieja. Por este motivo, los cambios en el proceso no son preocupantes, aunque los expertos venían advirtiendo que las explosiones "se pueden volver a producir y bruscamente". 

El portavoz del Instituto Geológico Minero de España (IGME), Raúl Pérez, ha indicado que el volcán "no se ha apagado", sino que ha entrado en "una fase de descanso". Pérez ve "poco probable" que esta fase de relativa calma se acabe con una gran explosión, porque para ello tendría que haber una interacción con grandes cuerpos de agua o un efecto tipo "botella de champán" por el taponamiento del cráter por un colapso del cono que no han observado en las últimas horas.

Otra cosa, admite, es que pueda haber un desplazamiento del magma en profundidad, bien lateral o si se está acumulando en la primera cámara del volcán. "Probablemente estamos en una fase profunda" del proceso eruptivo, apunta. Esta migración de la masa de magma coincide con un enjambre sísmico que se está registrando al norte de la zona de Fuencaliente.

Este comportamiento del volcán puede deberse a un cambio en el conducto que lo alimenta que lleve a una disminución del contenido de gas y a un menor aporte del material disponible, según ha explicado la directora del Instituto Geográfico Nacional en Canarias, María José Blanco. No sería la primera vez en la historia de Canarias que un volcán se toma una pausa y vuelve a erupcionar días después, incluso en otro punto más alejado. El precedente más cercano es el del volcán de San Juan, también en La Palma, en 1949.

46,3 millones de metros cúbicos de material magmático

Según ha informado Blanco, el volcán ya ha emitido 46,3 millones de metros cúbicos de material magmático -más que la erupción del Teneguía en 1971-. Con todo, la calidad del aire sigue siendo buena aunque puede empeorar por el cambio en la dirección de los vientos y empujar la nube de ceniza y dióxido de azufre hacia las islas de La Gomera y Tenerife. Blanco ha vuelto a descartar que en las próximas 24 horas se produzcan fenómenos de lluvia ácida.

La lava ha sepultado 513 viviendas y cubre una superficie de 237,5 hectáreas

Según las últimas mediciones del sistema de satélites de observación terrestre Copernicus la lava, que en algunos tramos llega a alcanzar un grosor de hasta 50 metros, ha afectado a 513 viviendas y una superficie de 237,5 hectáreas (27,5 más en apenas 24 horas). El área que cubren las cenizas del volcán se ha extendido hasta las 1.507 hectáreas (193 más que la última estimación) y son 18,9 los kilómetros de carreteras destruidas por el avance de las coladas.

"La colada está muy frenada"

La colada de lava que emerge del volcán de La Palma "es probable" que llegue a la costa, de la que se encuentra a unos 800 o 1.000 metros en línea recta, pero no hay seguridad al respecto, dado que se ha producido una ralentización en la velocidad del material magmático, que bordea la montaña de Todoque.

El director técnico del Plan de Prevención de Riesgos Volcánico, Pevolca, Miguel Ángel Morcuende, ha afirmado que la colada que este domingo bajaba con rapidez por el norte del cono eruptivo y que avanzó sobre Todoque se ha dividido en dos "dedos".

Uno de esos dedos se ha encontrado con una pendiente y es previsible que acabe uniéndose al otro, que se que se mueve hacia el sur de la montaña de Todoque. "La colada está muy frenada", ha sentenciado Morcuende.

Unas 5.600 personas desalojadas

Ante la posibilidad de que la lava llegue al mar en las próximas horas, Pevolca ha ordenado el confinamiento de varios núcleos poblacionales del municipio de Tazacorte. Se pide a la población de San Borondón, Marina Alta, Marina Baja y La Condesa que permanezcan en sus domicilios con puertas y ventanas cerradas por las posibles emanaciones de gases nocivos.

Mientras, se mantiene la cifra de evacuados en unas 5.600 personas que se alojan en segundas residencias, casas de amigos y familiares y complejos turísticos. El albergue militar de Breña Baja ya ha sido desalojado al completo aunque se mantiene abierto para primera filiación y derivaciones.

Más noticias