Diario Público
Diario Público

Los peligros que se esconden tras el furor viral de la aplicación que te convierte en viejo

Por mucho que lo neguemos, envejecer es un tema que nos preocupa a todos. Bueno, a todos menos a Jordi Hurtado. ¿Quién no se ha preguntado cómo estará dentro de 30, 40 o 50 años? Pues desde este lunes FaceApp te da la respuesta.

No, no es una aplicación nueva. Aunque si renovada. Tanto, que ha logrado en apenas 48 horas situarse entre las 'apps' más descargadas en Google Play y Apple Store gracias a la inteligencia artificial que permite transformar nuestro rostro para comprobar como el paso del tiempo va haciendo mella en nuestra piel.

Y, como era de esperar, las redes sociales se han inundado de usuarios que han querido compartir el que podría ser su viaje al futuro. El suyo, el de deportistas, actores, actrices, cantantes, políticos. Y que no falte el humor.

Las risas están aseguradas. Pero, ¿a qué precio?

Es indudable que nos estamos echando unas risas viendo nuestros cambios físicos. Pero más se están riendo los gestores de la 'app'. ¿El motivo? FaceApp es una aplicación gratuita, pero se alimenta de los cientos de anuncios y los millones de datos que autorizamos a la aplicación y que son oro puro para muchas, muchísimas empresas, y también para sus algoritmos.

La aplicación fue creada en el año 2017 por Wireless Lab, una empresa rusa con sede en San Petesburgo, y dirigida por el ingeniero Yaroslav Goncharov.

Aceptar sus términos y condiciones es vender tus datos al mejor postor. Desde la 'app' garantizan, en un extenso apartado, que no está permitida la venta ni el alquiler de la información recabada a terceros fuera de la aplicación sin el consentimiento del usuario. Sin embargo, si lo harán “con organizaciones de terceros que nos ayudan a proporcionarle el servicio”, con otras compañías pertenecientes al grupo y con aquellas que se conviertan en "afiliadas".

Vamos, que el 'selfie' para comprobar cómo va a ser tu aspecto físico dentro de unos años te va a resultar gratis si, a cambio, aceptas pagar el precio de no saber a quién le estas regalando tu información.

Lo último en Tremending

En este artículo