El hilo de un médico después de 18 horas seguidas trabajadas: "Si todos empatizásemos otro gallo cantaría"

Por

El contexto siempre es importante. También en el ejercicio de la medicina. Entender lo que no se dice, o lo que se deja entrever, dice mucho de los problemas reales que subyacen tras la fría exposición de unos síntomas.

No siempre es fácil. Contextualizar a una persona –pacientes en este caso– implica un mínimo de empatía, cuando no de psicología, para saber descifrar lo que se esconde tras unos síntomas.

Relacionada: "Os voy a contar algo que me tiene rota": el hilo de Beatriz Rico que demuestra el lamentable estado de la sanidad pública en Madrid

Una empatía que, cuando se llevan "35 horas trabajadas de lunes a viernes", se está en el "sexto día consecutivo de curro" y al cabo de "16-18 horas seguidas trabajando sin apenas descanso", no es nada fácil tener. Quizá por ello es tan importante el hilo de este médico residente de Medicina Familiar y Comunitaria.

Un hilo en el que este médico desgrana dos casos de su última guardia. Dos casos en los que los síntomas expuestos evidencian problemas que van más allá de las dolencias verbalizadas.

Dos casos que el facultativo resuelve desde la ya mencionada empatía. Indagando en la causas que laten bajo lo que manifiesta el paciente:

Un ejercicio, el de tratar de comprender al otro, que requiere de cierta humanidad. "Si todos empatizásemos, nos escuchásemos más y peleáramos en la misma trinchera otro gallo cantaría", viene a decir el facultativo en un momento dado.

Y es que muchos médicos, en Madrid fruto del caos al que Isabel Díaz Ayuso tiene sometida a la sanidad, están sometidos a una presión que no cesa. Sin medios ni tiempo para asumir la carga de trabajo a la que tienen que hacer frente.

¿La solución? Este médico apunta varias; organización y compromiso de lucha.

Y por qué no, ser capaces de ponernos en el lugar del otro.

Más de Tremending