Público
Público

El PP sigue la estela de Vox y recurrirá la Ley de la Eutanasia ante el Constitucional

La norma entra en vigor este viernes tras su ratificación en Congreso y Senado y permite dar un paso importante para acabar con la criminalización que hasta ahora condenaba a aquellos que elegían vivir y morir con dignidad.

El presidente de Vox, Santiago Abascal, pasa por delante del (I-D) diputado del PP, Teodoro García Egea; la portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Cuca Gamarra; y el presidente del PP, Pablo Casado
El presidente de Vox, Santiago Abascal, pasa por delante del (I-D) diputado del PP, Teodoro García Egea; la portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Cuca Gamarra; y el presidente del PP, Pablo Casado. E. Parra. POOL / Europa Press

El Partido Popular presentará un recurso de inconstitucionalidad a la ley de eutanasia que entrará en vigor este viernes, según ha adelantado ABC y ha podido confirmar Público. Los conservadores se unen así a Vox, que el pasado miércoles recurrió la norma, solicitando que se suspenda cautelarmente su entrada en vigor hasta que resuelva el recurso.

El texto del PP comparte argumentos con el partido ultraderechista y ven una supuesta vulneración en el artículo 15 de la Constitución española, que consagra el derecho a la vida. Fuentes de la dirección nacional destacan que no impugnarán la totalidad de la ley, sino aspectos concretos de la misma.

En este sentido en el PP se muestran contrarios a la creación de un registro de profesionales sanitarios objetores de conciencia. Los conservadores alegan que los médicos pueden verse señalados por no querer ejercer esta práctica. 

El parlamento español dio su 'sí' definitivo a la norma que regula y despenaliza la eutanasia el pasado mes de marzo. PP y Vox se quedaron solos en su rechazo ante el consenso de casi todo el arco parlamentario. La iniciativa fue refrendada  en el Congreso después de que se incorporaran varias enmiendas de carácter técnico: obtuvo 202 votos a favor, 141 en contra y 2 abstenciones.

Podrán solicitar la eutanasia los pacientes que sufran una enfermedad grave e incurable o un padecimiento grave, crónico e imposibilitante. Esto es, una persona afectada por limitaciones que "inciden directamente sobre su autonomía física y actividades de la vida diaria, de manera que no pueda valerse por sí misma" o un paciente cuya enfermedad, por su naturaleza, "origina sufrimientos físicos o psíquicos constantes e insoportables sin posibilidad de alivio que la persona considere tolerable, con un pronóstico de vida limitado, en un contexto de fragilidad progresiva".

España es el sexto país del mundo que ha regulado esta práctica, por detrás de Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo, Canadá y Colombia. No obstante, la eutanasia no está penalizada en países como Suiza, Alemania, Japón o algunos estados de EEUU y de Australia.