Al suroeste de Soria se ubica una de las localidades más adorables de la provincia, plagada de rincones con historia y agradables senderos para pasear. Con un pasado que se remonta a la época prerromana, vive una época de esplendor a partir del siglo XII que llega al siglo XVI con la construcción de la Universidad. En nuestro viaje a El Burgo de Osma nos detendremos en estos hitos, disfrutando de una villa histórica que ofrece descanso y tranquilidad al viajero. 

De camino a Soria, El Burgo de Osma 

El Burgo de Osma
La catedral de El Burgo de Osma. Fuente: Canduela / Flickr CC BY-NC-ND 2.0

El Burgo de Osma se sitúa a menos de una hora de la capital provincial, a poco más de tres cuartos de hora de Aranda de Duero y a unos 60 minutos de Sepúlveda compartiendo con estas localidades ese aroma añejo y distinguido, aunque a una menor escala que las dos primeras: cuenta con poco más de 5.000 habitantes.  

El origen de El Burgo de Osma está a un paso al suroeste, al otro lado del río Ucero, en el conocido como cerro de Uxama donde se estableció la vieja ciudad arévaca de Uxama Aragela que fue después anexionada por los romanos pasando a ser repoblada por los visigodos a partir del siglo V cuando su nombre pasó a ser Osoma. 

En el yacimiento de Uxama se pueden visitar varias casas de época romana incluyendo la denominada Casa de los Plintos, una construcción de unos 1000 m2 de superficie con más de 20 habitaciones. 

Muy cerca de este yacimiento, pero en el otro margen del río Ucero, encontramos el castillo de Osma. Para acceder a él cruzamos por el puente medieval de posible origen romano, otro de los hitos de este territorio. Los orígenes del castillo están en el siglo X, en plena etapa de conflicto bélico entre los musulmanes y los cristianos del norte. No sería hasta principios del siglo XI cuando el castillo cae definitivamente en manos de los cristianos. 

Es en esta época en la que se produce el verdadero origen de El Burgo de Osma en su actual ubicación, al este del río Ucero, dejando el Abión al sur, dos afluentes del Duero. Hay que recordar que El Burgo de Osma se denomina oficialmente El Burgo de Osma-Ciudad de Osma, agrupando los dos núcleos de población a cada lado del río.     

El Burgo de Osma

Fue el obispo Pedro de Bourges el que decidió situar la sede catedralicia de la restaurada diócesis en la margen izquierda del Ucero, iniciándose la construcción de la catedral de Santa María de la Asunción, nuestra siguiente parada en esta ruta por El Burgo de Osma. 

Del primitivo edificio solo se conserva la sala capitular ya que la localidad a este lado del río creció considerablemente siendo necesario, a juicio del obispo Juan Díaz Medina, demolerlo casi totalmente para elevar una nueva construcción. Aunque de estilo gótico en su mayor parte, destaca especialmente la fachada y la escalinata de San Pedro de época ya renacentista. 

Es justamente de esta época otro de los hitos más importantes de la localidad soriana: la Universidad de Santa Catalina. Y es que El Burgo de Osma se transformó en sede universitaria a mediados del XVI por el empeño del obispo Pedro Álvarez de Acosta. Destaca en su exterior la fachada con una portada en la que despuntan las columnas y los escudos de armas.  

El Burgo de Osma
Imponente fachada del Antiguo Hospital en la plaza Mayor. Fuente: Wikipedia

En su interior, el claustro de dos pisos conectados por una escalera monumental es una maravilla que sorprende también por la cúpula de cristal ubicada en el centro en el que se puede distinguir un spa… El edificio de la Universidad se ha convertido en un prestigioso hotel. 

Nos vamos acercando ya a la plaza Mayor para terminar nuestra ruta urbana por El Burgo de Osma donde se ubica el Antiguo Hospital de San Agustín, construido a finales del XVII y que actualmente acoge el Centro Cultural de la Villa destacando su imponente fachada que sigue el modelo de palacios de los Austrias de fachada rectangular flanqueada por dos torres achapiteladas. 

Y presidiendo la armónica y clásica plaza Mayor, en frente del Antiguo Hospital, el Ayuntamiento de la localidad soriana construido en el XVIII, etapa en la que El Burgo de Osma vivió una segunda juventud también con la edificación del Seminario de Santo Domingo de Guzmán, al sureste de la localidad. En la plaza reponemos fuerzas en una de sus agradables terrazas para recorrer el entorno de la localidad soriana. 

El entorno natural de El Burgo de Osma 

Burgo de Osma

Hasta cuatro rutas de senderismo auspiciadas por el Ayuntamiento burgense recorren los alrededores de El Burgo de Osma, una buena manera de disfrutar de la ribera de los ríos Ucero y Abión y de la altiplanicie soriana. No hay que olvidar que El Burgo de Osma se encuentra a casi 900 metros sobre el nivel del mar. 

Para ir calentando motores podemos empezar con el clásico Paseo de la Güera, una ruta asfaltada de unos dos kilómetros que recorre la margen izquierda del Ucero pasando por el puente medieval, la Torre del Agua, que forma parte del castillo, hasta terminar en el Puente de la Güera, ya al sur de la localidad burgense. 

Los otros tres senderos corren paralelos entre sí, yendo todos ellos hacia el este de la localidad soriana. Quizás el más agradable sea el que discurre por las hoces del río Abión, el afluente del Duero que discurre por el sur de El Burgo de Osma. A lo largo de cuatro kilómetros seguiremos un refrescante sendero arbolado escuchando el rumor de las aguas del río.  

Para volver al punto de partido, si no queremos seguir el mismo camino, podemos recorrer en sentido inverso la ruta de La Pedriza, donde podremos conocer la Cueva de los Monaguillos, la Cruz del Siglo y varios miradores para divisar el siempre sereno perfil de El Burgo de Osma.