Público
Público

El 25-S se parte en dos

La plataforma ¡En Pie!, que ideó la acción de protesta frente al Congreso, se desmarca de la coordinadora en la que confluyó el 15-M e insiste en su voluntad de permanecer en los aledaños de las Cortes hasta su disoluc

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La relación nunca fue una balsa de aceite, pero la desunión entre los promotores de la acción de protesta en las inmediaciones del Congreso de los Diputados programada para el próximo 25 de septiembre se ejemplificó de manera más que evidente ayer por la noche. La plataforma ¡En Pie!, precursora de la convocatoria, se desmarcó a través de un comunicado de la coordinadora 25-S, impulsada por caras conocidas del 15-M en Madrid para abrir la cita a organizaciones, plataformas, asambleas y colectivos a través de métodos más 'inclusivos' y 'democráticos'. 

En el texto, los iniciales promotores se reafirman en su voluntad de llevar a cabo una acción 'contundente y rupturista'. Y reiteran su objetivo inicial: dimisión del Gobierno, disolución de las Cortes y de la Jefatura del Estado y apertura de un proceso de transición hacia un nuevo modelo basado en la justicia y la libertad. Unas intenciones que nunca convencieron en las redes tejidas al calor del 15-M y que motivaron, el fin de semana del 25 y 26 de agosto, la creación de la coordinadora 25-S. 

En un principio pareció que con la integración de la plataforma dentro de la coordinadora se habían limado asperezas y se habían apartado las rencillas para dejar lugar al trabajo de difusión, muy necesario si se pretende que la convocatoria, para la que quedan 20 días, sea un éxito. También para la elaboración de un programa de propuestas y alternativas que dote de un trasfondo político a la acción.

La versión oficial de la coordinadora es que el comunicado 'no es agresivo', que a partir de ahora cada grupo seguirá trabajando de 'forma independiente' y que, a pesar de las discrepancias, no existe un fuerte enfrentamiento entre ambos grupos. Sin embargo, en privado, algunos de los promotores de esta acción aseguran que la ruptura era 'previsible' y lamentan que la 'falta de voluntad para ceder y llegar a acuerdos' pueda mermar la capacidad de influencia de la convocatoria. 

Público ha intentado sin éxito ponerse en contacto con algún miembro de la plataforma ¡En Pie!, pero de su comunicado se deduce que en el seno de este grupo, del que se desconoce su número de participantes, no ha gustado el lavado de cara que la coordinadora dio a la convocatoria, con cambio de denominación incluida.

La ruptura era 'previsible', asumen algunos de los promotores

El fin de semana del 1 y 2 de septiembre, en dos jornadas de asambleas que tuvieron lugar en el parque del Retiro de Madrid, el movimiento Ocupa el Congreso, como se denominó en su origen, mutó a Rescata el Congreso. Una modificación que, insisten en la coordinadora, pretende dejar claro que se trata de una iniciativa 'pacífica' que quiere llamar la atención sobre la pérdida de soberanía popular y la supeditación de los poderes públicos a los mercados.  

En el aire está ahora qué ocurrirá el próximo 25 de septiembre y si la división mermará la capacidad de influencia de una acción que, además, tiene lugar en un día laborable. Nadie sabe si ambos grupos se juntarán en los alrededores del Congreso o si las rencillas inevitables harán que cada facción actúe por su lado.