Publicado: 22.08.2014 00:01 |Actualizado: 22.08.2014 00:01

El 40% de los 'whatsApps' y SMS usados en juicios son falsos, según la Asociación de Internautas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los mensajes de texto y whatsapps son comúnmente aceptados como pruebas en juicios, pero en muchas ocasiones han sido manipulados, o directamente son falsos; esta es la conclusión de la Asociación de Internautas, que este jueves ha presentado un informe en el que demuestra lo sencillo que resulta alterar estos mensajes.

Domingo: "Hay jueces a los que les presentas un SMS y directamente se creen que es bueno"

Según su presidente, Víctor Domingo, cualquier usuario avanzado puede modificar estos mensajes y engañar a un juez, después de invertir apenas unos minutos en falsificar estas comunicaciones con aplicaciones gratuitas colgadas en la red, al alcance de quien quiera utilizarlas.

"Llamamos la atención de los jueces para que no se fíen, para que no den como buenas estas pruebas, sobre todo si una de las partes denuncia que han sido manipuladas", explica Domingo. "Es posible manipular estos mensajes en minutos, es sencillo para gente que tenga cierto manejo de herramientas de software, no hace falta que sean expertos", alerta.

En 2014, la asociación ha analizado 15 casos de mensajes presentados como pruebas; en nueve se presentaron mensajes verídicos, pero en los seis restantes habían sido manipulados. "En el 40% de los casos analizados los mensajes eran falsos; es un número que refleja que esto ocurre, aunque no sea una estadística rigurosa", explica el presidente de la Asociación de Internautas.

Ninguna marca ni sistema operativo es invulnerable a programas como WhatsApp Toolbox o Fake SMS Sender, dos de las herramientas utilizadas para elaborar el informe, que permiten modificar los mensajes recibidos o enviados, borrar total o parcialmente conversaciones e incluso simular mensajes que nunca han sido remitidos, partiendo de cero.

Sin embargo, y aunque el estudio demuestra que manipular estos mensajes es rápido y sencillo, detectar las falsificaciones es complicado, y a menudo requiere la intervención de forenses informáticos para salir de dudas.

"Nos llaman con frecuencia de los juzgados para preguntar si estas comunicaciones pueden ser manipuladas, añade Domingo, que asegura tener constancia de casos judiciales en los que se han aceptado SMS y mensajes de Whatsapp que posteriormente se han revelado como falsos. "Hay jueces a los que les presentas un SMS y directamente se creen que es bueno", lamenta.

"Cada vez que se presenta un SMS como prueba no confirman su veracidad", critica

A menudo, son aplicaciones diseñadas para ser utilizadas por adolescentes y gastar bromas, pero las consecuencias de su uso pueden ser muy graves.

Preguntado por el tipo de casos en los que acostumbran a detectar mensajes manipulados, Domingo asegura que suele ocurrir en divorcios y separaciones,  "con cuestiones de acoso y discusiones, siempre en casos de civil y penal".

"Cuando hay gente que no está de acuerdo con la autenticidad de los SMS nos llaman para que certifiquemos que estos pueden haber sido manipulados. No decimos que lo hayan sido, decimos que es posible, y una prueba forense puede aclararlo; pero cada vez que se presenta un SMS no se hacen pruebas, y ese es el problema", critica.

Sin embargo, a priori Domingo no ve necesario un protocolo de actuación con los SMS y whatsapps presentados como pruebas, ya que esto "está en la conciencia de la gente". "Si alguien es capaz de manipular un SMS para presentar prueba falsa eso está tipificado. No sólo es una prueba falsa, si la has manipulado también estás mostrando una mala fe extraordinaria", concluye.