Público
Público

"La acción pública no puede quedar reservada solo a los poderosos"

El secretario general de CCOO censura la "rebelión de las elites" y reivindica la política frente a los que quieren "cambiar el modelo de organización social"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ignacio Fernández Toxo asegura que la beligerencia con la que la ciertos medios conservadores y algunos políticos han actuado contra los sindicatos corresponde a una campaña que tiene como objetivo 'cambiar el modelo de organización social'. Ante ese envite reivindica la actividad pública: 'Ni todos los políticos son corruptos, ni todos los partidos son iguales'. 

¿Se sienten ahora más amenazados por la derecha mediática?

No menos que antes. Algunos medios persisten en una campaña que no es antisindical, sino que es por un cambio de modelo. Dan expresión a eso que yo denomino la rebelión de las élites, que defienden que hay que cambiar el modelo laboral, el modelo de organización social, acabar con la presencia del Estado en la economía y en la provisión de servicios. Buscan eso y por eso actúan de forma tan beligerante, porque intuyen que la crisis es la gran oportunidad para cambiar el modelo de organización social. Y el sindicato es un estorbo. ¿La acción del Gobierno acompaña? Sí, en muchos casos, usando la mentira o la distorsión.

¿Cómo les puede afectar la retirada de los fondos que destinan a la formación tal y como pretende hacer Aguirre?

Lo que Aguirre cree que son subvenciones son recursos que el Estado pone en manos de las comunidades autónomas y que nacen de las cuotas de los trabajadores y de las empresas a partir del pacto establecido entre las organizaciones empresariales y sindicales en 1992 para las políticas de formación. Están destinados a formar parados y no a subvencionar organizaciones. Cuidado.

¿Su eliminación o reducción puede afectar al desarrollo de sus actividades como organización?

Nosotros no vivíamos de esos recursos. De esos recursos viven muchos parados, muchas personas que necesitan formarse. De forma interesada se confunden unas cosas con las otras. Se está descalificando todo lo que suena a política. Hay un sustrato de antipolítica tremendamente peligroso. Ni todos los políticos son corruptos, ni todos los partidos son iguales. La sociedad necesita de instrumentos de participación que den expresión y cauce a esa sociedad múltiple y plural que es la sociedad española. No puede quedar reservada la acción pública solo a los ricos.