Público
Público

Aceite usado pudo contaminar la carne irlandesa, según un diario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Aceite usado procedente de transformadores eléctricos podría haber causado la contaminación con dioxinas de alimentos animales que llevó a la retirada internacional de productos porcinos irlandeses, informó el miércoles el diario Irish Times.

A principios de esta semana, más de 20 países retiraron de sus estanterías carne de cerdo procedente de Irlanda después de que se detectaran niveles de dioxinas 200 veces más elevados de lo legal en 10 granjas porcinas.

El Irish Times, que no citó fuentes, dijo que la contaminación podría haber sido causada por aceite de residuos procedente de Irlanda del Norte que debería haber sido almacenado o destruido.

El Ministerio de Agricultura señaló que no estaba en posición de comentar sus investigaciones sobre la contaminación. La Agencia de Protección Medioambiental de Irlanda, que está ayudando al ministerio en la investigación, tampoco quiso realizar comentarios al respecto.

La crisis empeoró aún más el martes, cuando las autoridades dijeron que tres rebaños de ganado vacuno en Irlanda estaban contaminados con dioxinas.

Irlanda, uno de los cinco principales exportadores de carne de vacuno, dijo que no había necesidad de retirar ningún producto vacuno irlandés porque el nivel y alcance de la contaminación en los animales afectados era mucho más bajo que los niveles descubiertos en las granjas porcinas.

El responsable veterinario de Irlanda, Paddy Rogan, confirmará el miércoles a sus homólogos europeos en Bruselas que la carne de vacuno irlandesa es segura y puede seguir siendo comercializada sin problemas tanto en el mercado doméstico como en el de exportación, dijo el Ministerio de Agricultura en un comunicado.

"Nos enfrentamos sin embargo a otro gran desafío para la industria del vacuno", dijo el miércoles Aidan Cotter, responsable del consejo alimentario de Irlanda.

Las preocupaciones por la industria de la carne porcina de Irlanda siguieron creciendo mientras los empresarios del sector se han negado a reabrir sus mataderos hasta que reciban compensaciones por las pérdidas.

Las conversaciones entre el sector y el Gobierno se reanudaron el miércoles y el primer ministro Brian Cowen dijo que se habían logrado avances.

"Sigo confiando en llegar a alguna solución que facilite la rápida reanudación de las plantas de procesamiento", dijo Cowen a los diputados durante un debate parlamentario.

"Somos extremadamente conscientes del impacto que la suspensión de las labores de los mataderos ha tenido en los cientos de productores de todo el país y los miles de trabajadores cuyos empleos se han visto comprometidos por los recientes acontecimientos".

Los ganaderos dijeron que era vital volver a la producción para evitar la acumulación del género.