Público
Público

El ACNUR pide ayudar a los pobres, no sólo a los bancos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un destacado responsable de las Naciones Unidas pidió el miércoles al mundo que rescate a las personas de la pobreza y de la guerra, y no sólo a los bancos del colapso financiero.

Cuando Estados Unidos promete cientos de millones de dólares para salvar la economía, y otros países siguen sus pasos, el alto comisario de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Antonio Guterres, instó a la comunidad internacional a no olvidar a los pobres y vulnerables.

Añadió que al tiempo que él presentaba esta semana una petición mundial de 7.000 millones de dólares para ayudar a 30 millones de personas, Washington había anunciado una inyección de capital de 20.000 millones de dólares para un único banco, en referencia a Citigroup.

"No estoy pidiendo la misma cantidad de dinero para la acción humanitaria del que se está gastando, o al menos se está ofreciendo, para rescatar el sistema económico internacional", dijo Guterres a periodistas extranjeros durante una visita a Bagdad.

"Pero al menos deberíamos tener el mismo compromiso para rescatar a las personas que el que tenemos para rescatar el sistema financiero, y rescatar el sistema financiero es absolutamente necesario. Es crucial evitar una depresión económica que tendrá también dramáticas implicaciones humanitarias", apuntó.

Guterres se encontraba en Irak para visitar al personal de la ONU que intenta crear las condiciones para que los refugiados iraquíes vuelvan a casa después de años de violencia sectaria e insurgencia tras la invasión estadounidense de 2003.

LOS MÁS POBRES DE LOS POBRES

La petición mundial común de la ONU que presentó en Abu Dhabi quiere recaudar 7.000 millones de dólares para unas 360 organizaciones no gubernamentales y organismos de la ONU que ayudan "a los más pobres de los pobres, los más vulnerables de los vulnerables" en 31 países, dijo.

Esta cifra se queda pequeña frente a los fondos que Estados Unidos y otros gobiernos están inyectando a las economías para atajar la recesión mundial que ha originado el colapso del mercado hipotecario en Estados Unidos y la crisis crediticia posterior.

"Sería inmoral, cuando hay tantas fuerzas implicadas rescatar el sistema financiero, si no fuéramos capaces de movilizar las cantidades mucho menores que son necesarias para afrontar las necesidades humanitarias básicas", añadió.