Público
Público

Los adultos con TDAH, ¿deberían tomar estimulantes?

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Lynne Peeples

La Ritalina ya no sería sólopara los niños, según sugirió un nuevo estudio.

Un equipo de psiquiatras suecos halló que los estimulantesaliviaron los síntomas en cuatro de cada cinco adultos con eltrastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH),con pocos y leves efectos adversos de largo plazo.

"Los problemas del TDAH suelen prolongarse hasta laadultez, aunque parezcan distintos", dijo la doctora SusanneBejerot, del Instituto Karolinska, en Estocolmo.

"Los adultos con TDAH son extremadamente susceptibles alestrés, los olvidos y la intranquilidad. Tienen baja autoestimae inestabilidad emocional", agregó.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EstadosUnidos (FDA por su sigla en inglés) ya aprobó el uso deestimulantes, como Ritalina y Adderall, para los niños conTDAH.

Sin embargo, no todos están aprobados en adultos, debido aque existen menos estudios de efectividad y seguridad para esegrupo específico.

Ese es un vacío que hay que llenar, porque se estima queentre un 3 y un 4 por ciento de los adultos sufren TDAH, ymuchos están tomando estimulantes por períodos prolongados.

El equipo de Bejerot identificó y siguió a 133 adultos conTDAH tratados con estimulantes en su clínica en Estocolmo entreel 2001 y el 2008.

En casi la mitad de los pacientes, la terapia se superponíacon fármacos para la ansiedad y la depresión. La mitad sufríaun nivel de discapacidad que le impedía trabajar o estudiar atiempo completo, aunque tenía un nivel promedio deinteligencia.

Entre los seis y nueve meses, el 80 por ciento de losparticipantes lograron controlar los síntomas de TDAH con losestimulantes. Los efectos adversos no fueron graves eincluyeron un aumento de la frecuencia cardíaca de 10 latidospor minuto, menos apetito y sequedad bucal.

A pesar de la ayuda farmacológica, uno de cada dos adultosla suspendieron a los dos años. Los que lograron un mayoralivio de los síntomas en los primeros seis a nueve meses, enespecial un aumento de la atención en el tiempo, fueron máspropensos a seguir en tratamiento.

La ansiedad y la depresión encabezaron los motivos deabandono. El 15 por ciento de los pacientes responsabilizaron ala falta de resultados.

La identificación del TDAH creció en las últimas dosdécadas.

De modo que, mientras que muchos de los adultos del estudiohabían recibido ayuda psiquiátrica en la niñez, sólo uno teníaun diagnóstico pediátrico. Este individuo resultó ser el hijode Bejerot.

"A comienzos de la década de 1990, pude incluirlo en unensayo clínico en Suecia de un tratamiento con estimulantes",dijo. "Eso le permitió ir a la escuela y aprender. La terapiafarmacológica marca la diferencia", opinó.

Existen opciones para los adultos con TDAH, incluido unfármaco no estimulante llamado atomoxetina (Strattera). Pero,como indicó Bejerot, los efectos adversos son más molestos quecon los estimulantes. La psicoterapia y la conciencia plenatambién alivian los síntomas.

Para el equipo, el mejor tratamiento del TDAH debería irmás allá de los fármacos y la terapia e involucrar a un equipode cuidadores que comprendan el trastorno y el modo decontrolar los síntomas.

La clínica donde se hizo el estudio usó, por ejemplo,llamadas telefónicas y mensajes de texto para recordarles a lospacientes las citas con el médico.

FUENTE: Journal of Clinical Psychiatry, online 1 de juniodel 2010.