Publicado: 20.05.2009 08:00 |Actualizado: 20.05.2009 08:00

Aguirre culpa a Escudero: "Pregunten a Pío, pío, pío"

Calla sobre las facturas del PP pagadas por Fundescam y no explica por qué la fundación que preside no rinde cuentas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Esperanza Aguirre no sabe, Esperanza Aguirre no contesta. La presidenta de la Comunidad de Madrid no quiso pronunciarse sobre la información publicada ayer por este periódico, que revelaba que el PP de Madrid, presidido por Esperanza Aguirre, empleó una red de financiación paralela en las dos elecciones autonómicas del año 2003, cuando ella era la candidata.

Preguntada en dos ocasiones por los periodistas durante su visita a la Universidad Carlos III de Getafe para una entrega de premios, Aguirre no quiso entrar a precisar si la Comunidad de Madrid adjudicó contratos a empresarios que previamente habían financiado a la fundación Fundescam, dependiente del PP de Madrid. Tampoco explicó la forma en la que se gestiona Fundescam, una fundación de la que ahora es presidenta, y por qué no rinde cuentas desde el año 2002. Las únicas palabras que salieron de su boca al respecto es que en el año 2003 ella no era la presidenta del PP de Madrid: "En el 2003 yo no estaba. O sea, que se lo pregunten a Pío, pío, pío", fue lo único que dijo la presidenta en alusión a su precedesor en el partido.

En su equipo recuerdan que Aguirre no llegó a la primera planta del número 13 de la madrileña calle de Génova hasta octubre de 2004, cuando fue escogida líder de los conservadores madrileños. En fechas anteriores su responsable era Pío García Escudero, actual portavoz del PP en el Senado. Es a él, según explican fuentes de la Comunidad de Madrid, a quien habría que pedir explicaciones.

Pío García Escudero, por su parte, tampoco ha querido responder directamente sobre el caso y sólo ha hablado en su nombre un portavoz de su equipo: "Tiene la conciencia muy tranquila de que todo se hizo bien mientras él estuvo [al frente de la fundación]".

Esperanza Aguirre tampoco aclaró ayer por qué el PP de Madrid acordó pagar en 2006 a Special Events unas facturas pendientes de la campaña electoral de 2003, después de que la empresa, propiedad de Francisco Correa, les llevase a los tribunales.

Según la versión que ha defendido desde que estalló el caso Gürtel, la presidenta de Madrid ordenó a su equipo en el año 2004 que no pagasen nada a las empresas de Correa. Según esa versión, sólo el ex consejero de Deportes Alberto López Viejo había incumplido esa orden. Sin embargo, López Viejo que también participó en la campaña electoral de Aguirre del año 2003 en calidad de director adjunto no decidía sobre los pagos del PP de Madrid en el año 2006.