Publicado: 01.02.2014 18:58 |Actualizado: 01.02.2014 18:58

Aguirre vende su programa en la Convención del PP: "No doy por perdido este debate"

La presidenta de los conservadores madrileños expone un catálogo de medidas para salir de la crisis en un debate con De Guindos y advierte de "fuerzas conservadoras" en el PP que quieren que "todo siga igual"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Esperanza Aguirre, en la única intervención que ha tenido en la Convención Nacional del PP, no ha decepcionado a quienes esperaban de ella un desmarque de la línea oficial, aunque el debate que ha protagonizado esta tarde ('España competitiva') haya reducido su discurso al ámbito puramente económico, además, porque su compañero de 'ágora' ha sido el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos.

La presidenta del PP madrileño, en los seis minutos de su primer turno, ha advertido al ministro de que no daba "por perdido este debate" y ha expuesto brevemente sus ideas para salir de la crisis, sin identificarlas en ningún momento con las reformas que está llevando a cabo el Gobierno de Mariano Rajoy. Como si fueran de equipos diferentes.

Aguirre empezó insistendo en la necesidad de "bajar los impuestos", algo que Rajoy confirmó esta mañana que sería de forma "sucesiva a lo largo de 2015", pero que la expresidenta de la Comunidad de Madrid lleva reivindicando desde hace muchos meses, desde que el ministro de Hacienda empezó a subirlos, y con no pocos reproches de sus compañeros de partido.

La expresidenta de la Comunidad de Madrid pidió también "administraciones más pequeñas y más rápidas y eficaces"; una regulación sencilla y más pequeña, pero "que se cumpla"; "justicia rápida"; una "buena instrucción" académica, que ponga más el énfasis en las "preferencias de los padres, alumnos y mundo real" que de, por ejemplo, los "pedagogos"; "incentivos claros" que promuevan la actividad empresarial; una "normativa laboral" que potencie la contratación de trabajadores para "empleos nuevos y atractivos"; un sistema de pensiones en el que las cotizaciones sean percibidas como "un capital que pertenece a los trabajadores"; la unidad de mercado real, y que el Estado asuma y ejerza "con rigor" las competencias que debe tener, como la "protección de la vida, la defensa o las grandes infraestructuras".

Aunque Aguirre se ciñó al ámbito económico en el 'ágora' de la Convención, ya había calentado motores en una entrevista en la Cope esta mañana, pocas horas antes de acudir al homenaje a las víctimas de ETA en el cónclave conservador y para no decepcionar a quienes comparten con la presidenta del PP madrileño las críticas al Gobierno por su política antiterrorista. "ETA sigue viva -insistió Aguirre-, no ha sido derrotada, por mucho que haya gente en mi partido que crea que sí". Igualmente, refiriéndose a sus medidas económicas, la exjefa del Ejecutivo de la Comunidad de Madrid advirtió de la existencia de "fuerzas muy conservadoras", en referencia a "izquierdas y sindicatos... pero también en nuestro partido" que buscan que "todo siga igual".

El ministro De Guindos pasó de puntillas por el programa económico de Aguirre y se limitó a asegurar que estaba de acuerdo con ella en "muchísimas" cosas -no dijo en todas, ni concretó más-, porque, al fin y al cabo, ambos son "liberales" y esta ideología, que está "en el alma del PP", es "lo que ha hecho avanzar al mundo", pues supone "la libertad económica, política y social". El titular de Economía, tras la salida de guión de la número uno del PP de Madrid, retomó el mensaje de la Convención y arremetió contra la herencia recibida del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. "España era un enfermo que se desangraba" cuando el PP llegó a La Moncloa en 2011, ha asegurado De Guindos, pero ahora "hemos cortado la hemorragia" y comienza la recuperación del enfermo.

A pesar de sus conocidas tensiones con la vicepresidenta o el ministro de Hacienda, De Guindos tuvo palabras de agradecimiento para el presidente Rajoy y para el Gobierno. "En momentos duros, siempre los he tenido detrás, animándome. Incluso cuando intentaron estrangularme en el Eurogrupo", bromeó refiriéndose a la simulación de ahogamiento a la que le sometió el expresidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, y que fue portada de todos los periódicos.