Público
Público

Al menos cinco muertos por la explosión de una central eléctrica en EEUU

El incidente, que ha dejado también una docena de heridos, se ha producido en Middeltown, Connecticut

Publicidad
Media: 0
Votos: 0


Ver mapa más grande


Una gran explosión en una planta eléctrica de Middletown, en el estado de Connecticut (Estados Unidos), ha causado al menos cinco muertos y doce heridos, alguno grave, según las autoridades locales. Se teme que el número de muertos aumente en el transcurso de las horas, ya que varias personas se encuentran en paradero desconocido. Algunas agencias elevan el número de víctimas hasta las 50, pero aún no hay confirmación oficial.

Fuentes del hospital Middlesex aseguraron a la agencia AFP que 'los informes varían' pero que la cifra puede alcanzar los 50 muertos.

Unos 50 trabajadores se encontraban en el lugar cuando se produjo la explosión, indicó el teniente de bomberos Al Santostefano a los medios estadounidenses. Numerosas ambulancias y vehículos de bomberos se desplazaron al lugar del suceso, tras una explosión que pudo oírse en varios kilómetros a la redonda.

Según uno de los testigos que cita el diario local Hartfour Courant, había 'cuerpos por todas partes'. Otro de los testigos señala que algunas de las víctimas podrían estar enterradas en los escombros.

La explosión se produjo en torno a las 11.30 horas locales (17.30 hora española) en la planta eléctrica Kleen Energy Systems, en River Road de Middletown, que se encontraba en construcción y que tenía previsto comenzar a funcionar a finales de este año.

La explosión se sintió en las ciudades colindantes. El hospital de Middlesex, en las cercanías de la planta, informó de que recibió a once heridos por la explosión, de los que uno fue trasladado a otro centro en Hartford. El hospital de la ciudad, a unas 15 millas de Hartford, recibió a los primeros heridos.

Varios de los heridos presentaban huesos rotos en la pelvis y las extremidades, declaró a la cadena CNN el médico Jonathan Bankoff.

Hasta el momento, se desconoce la causa de la explosión, aunque una teoría apunta a que pudo estallar una de las tuberías de gas que alimenta la planta. El administrador de la planta, Gordon Holk, indicó que en el momento de la explosión los equipos llevaban a cabo una serie de operaciones para limpiar tuberías.

Un cierto número de trabajadores, según declaró Holk a los medios locales, se encuentra en paradero desconocido y puede hallarse entre los escombros. 'Desarrollamos una operación de búsqueda y rescate', afirmó. Por su parte, la gobernadora de Connecticut, Jodi Rell, habló con las autoridades locales y tenía previsto desplazarse este mismo domingo al lugar del siniestro.