Público
Público

La ANP cierra la sede de Al Yazira en Cisjordania

Un ex de Fatah dijo en una entrevista que Abás preparó una conspiración para asesinar a Yaser Arafat

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Autoridad Nacional Palestina (ANP), que preside Mahmud Abás, ordenó hoy la clausura de la oficina de Al Yazira en la ciudad cisjordana de Ramala por 'incitación' contra ella y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). En un comunicado, el Ministerio de Información explicó que el trabajo en Cisjordania de la televisión vía satélite con sede en Qatar será temporalmente suspendido, a la espera de una resolución judicial.

'El trabajo de Al Yazira se suspende porque dedica un amplio espacio de su cobertura a la incitación contra la ANP y la OLP', precisó la nota.

La decisión se explica aparentemente por la difusión el pasado martes de unas declaraciones de Faruk Kadumi, un dirigente palestino marginado de la actual dirección política, en las que acusaba al presidente Abás de haber estado vinculado a un supuesto plan para asesinar al histórico líder palestino, Yaser Arafat.

'Al Yazira' entrevistó a Kadumi sobre sus acusaciones a Abás y a Mohamed Dahlán -otrora entre los principales dirigentes palestinos con grandes apoyos en Occidente- de haber ayudado a Israel a asesinar a Arafat, una de las hipótesis de su muerte en un hospital de París en 2004.

Por su parte, el movimiento islamista Hamás, que controla Gaza, calificó la decisión de la ANP -que domina su rival Al Fatah- de 'claro intento de esconder la realidad, principalmente la verdadera situación en Cisjordania'. 'Cerrar la oficina de Al Yazira es una clara restricción a la libertad de expresión y de información. Es un intento de esconder los hechos, principalmente los crímenes que las autoridades de Ramala practican contra su pueblo y su plena cooperación con la ocupación' israelí, indicó Ismail Raduan, uno de sus principales líderes.

En un comunicado, Hamás calificó las acusaciones de Kadumi de 'grito desde el corazón para que Al Fatah regrese a su estrategia de resistencia, en vez de dejarse guiar por Israel y EEUU'.