Publicado: 28.04.2014 11:33 |Actualizado: 28.04.2014 11:33

Ascienden a 30 los jefes militares y líderes políticos detenidos por preparar un golpe de Estado contra Maduro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los jefes militares venezolanos detenidos o investigados por su eventual participación en un intento de golpe de Estado contra el presidente, Nicolás Maduro, se elevan a 30 y también están implicados líderes políticos, aseguró José Vicente Rangel, exvicepresidente y ministro de Defensa, del Interior y de Relaciones Exteriores durante el mandato del fallecido Hugo Chávez y ahora un destacado personaje sin cargos oficiales en el Ejecutivo de Maduro.

Los treinta "oficiales" investigados por ser "partícipes en los preparativos de una aventura destinada sin duda al fracaso" forman parte de un mismo grupo integrado por "varios destacados dirigentes de la oposición" contra quienes "hay graves indicios" sobre su "actuación sediciosa", añadió Rangel en su programa dominical en el canal privado Televen de Caracas. "No me corresponde a mi dar nombres y suministrar detalles sobre las investigaciones que adelantan los organismos competentes", prosiguió al alertar de que cualquier intentona de este tipo chocará con "la mayoría" de civiles y militares del país.

El intento de golpe de Estado fue denunciado por  Maduro  el 25 de marzo pasado, cuando anunció la detención de tres generales de la Aviación supuestamente implicados en ello. Maduro reveló entonces que mandos medios "vinieron alarmados a denunciar que se les estaba convocando a un golpe de Estado" y que inmediatamente detuvieron a esos tres generales. Ese mismo día la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) envió a Caracas una delegación de ocho cancilleres que posteriormente logró que el Gobierno y la oposición iniciaran una serie de diálogos que están en marcha para sortear una crisis política expresada en unas protestas callejeras iniciadas el 12 de febrero. Desde entonces y hasta el pasado fin de semana, los hechos violentos en los que han derivado algunas de las protestas han dejado 41 muertos, 710 heridos y 2.626 detenidos, de los cuales 180 siguen presos, según la Fiscalía General.

"Esta locura, esta violencia inducida, lamentable, triste que se ha esparcido por algunos municipios (...) tiene que acabarse", ya que "sería muy peligroso que a partir de estos intentos de golpes de Estado caigamos en una espiral de violencia que nos lleve a una guerra entre nosotros", declaró en el mismo programa de Rangel el pasado día 13 el principal jefe militar del país, Vladimir Padrino.

El general jefe del Comando Estratégico Operacional (CEO) de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) añadió que las llamadas "subversivas, irrespetuosas" a que los militares derroquen a Maduro provienen de antiguos jefes militares que principalmente viven "en el exterior". Padrino reveló que uno de los generales presos confesó que se implicó en el supuesto golpe porque se le ofreció un cargo importante "en una eventual transición", en caso de triunfar el "golpe de Estado continuado" que, opinó, "está en pleno desarrollo" contra Maduro.