Publicado: 15.07.2013 15:12 |Actualizado: 15.07.2013 15:12

Asociaciones de apoyo al Sáhara Occidental denuncian al Gobierno por vender armas a Marruecos

Exigen, coincidiendo con la visita del Rey, que paren las exportaciones de material bélico al país vecino que posteriormente utilizan para reprimir al pueblo saharaui

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un grupo de representantes de varias asociaciones de apoyo y defensa del pueblo saharaui han acudido hoy al Ministerio de Economía y Competitividad para exigir la paralización de la venta de material bélico a Marruecos. En la denuncia explican que existen pruebas de que éstas son utilizadas contra la población saharaui.

Delegados de la Federación Estatal Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara (CEAS-Sahara), la Asociación Andaluza de Juristas por el Sáhara (AJASAHARA), la entidad Justicia i Pau,  la Asociación Observatorio Asturiano de Derechos Humanos para el Sáhara Occidental (OAPSO) y la Asociación Observatorio Aragonés para el Sáhara Occidental, han interpuesto una denuncia para paralizar la exportaciones de nuevos vehículos militares con destino a Marruecos.

En la denuncia alegan que es una operación comercial prohibida por la normativa española, que impide estas transacciones a países en los que existen tensiones o conflictos internos y donde no se respetan los Derechos Humanos, así como por tratados internacionales contra la venta de armas suscritos por España.

"Las relaciones de buena vecindad y amistad con Marruecos no deben hacer olvidar que a pesar de que la industria de armamento, incluido los transportes militares, es un negocio, la promoción exterior del mismo está sujeta a la Ley 53/2007 que impide vender armas a países que vulneren los derechos humanos, así como al el Tratado sobre la Venta de Armas de la ONU, aprobado apenas hace unos meses" exponen en un comunicado.

"No estamos en contra de las relaciones bilaterales entre España y Marruecos, pero no deben hacerse en detrimento del pueblo saharaui. No podemos ser una moneda de cambio" explica Zahra Ramdan, presidenta de la Asociación de Mujeres Saharauis en España.

Es la cuarta vez que estás organizaciones, en representación de la sociedad civil, exigen mediante una denuncia la paralización de la venta de armas a Marruecos. Este año lo han hecho coincidir con el primer viaje oficial que realiza el Rey tras su alta médica, cuyo destino ha sido precisamente al país vecino.

En referencia a esta visita al reino alauí, Francisco Serrano, abogado de la AJASAHARA, ha expresado que "es un pena que la primera visita del Rey sea a un país que está masacrando y torturando a la población saharaui. Se dice que cada vez que viaja a Marruecos luego viaja a Suiza. Es sospechoso".

Debido a su cercanía, el intercambio económico entre los dos países es constante y ha aumentado tanto en los últimos años que España ya se ha convertido en el primer socio comercial de Marruecos, superando a Francia, que históricamente ocupaba ese lugar aprovechando su situación de ex metrópoli.

"Las exportaciones españolas aumentaron en 2012 casi un 30%, a 5,3 millones de euro, y la balanza comercial fue casi cinco veces superior a la de Francia" explicaba el diario francés Le Monde en abril de este año.

Parte de ese éxito se debe, tal y como denuncian hoy las asociaciones de apoyo al Sáhara Occidental, a la venta de material bélico. 

Precisamente, el pasado abril el Ministro de Defensa, Pedro Morenés, invitó a su homólogo marroquí a visitar UROVESA, una fábrica de vehículos militares ubicada en Santiago de Compostela.

Muchas de las organizaciones sociales y humanitarias que trabajan en los territorios ocupados y en los campamentos saharauis han documentado la utilización de este tipo de vehículos en operativos de las fuerzas militares y policiales marroquíes en el Sáhara Occidental.

Fueron precisamente esos vehículos los que utilizó el ejército marroquí en el desmantelamiento del campamento de protesta Gdeim Izik, un asentamiento de protesta que levantaron en 2010 residentes del Sáhara Occidental a las afueras del Aaiún para reivindicar sus derechos. Se saldó con tres personas muertas y cientos de heridos, y el trágico episodio está considerado como el detonante de la Primavera Árabe que luego se extendería a Túnez, Libia o Egipto.

"España se ha convertido en un traficante de armas cuyo destino es la represión y la tortura"

Sin embargo el Gobierno español omitió este hecho y, a pesar de que en 2011 acordó oficialmente la suspensión temporal de cualquier exportación de material de defensa a países del Norte de África envueltos en las revueltas de la primavera, permitió el envió al Reino de Marruecos de aeronaves categoría 10 valoradas en 1.529.901 euros con destino a las Fuerzas Armadas marroquíes y material de doble uso por importe de 1.580.858 euros. También se autorizó la exportación de material de defensa correspondientes a la categoría de bombas, torpedos, cohetes, misiles y otros productos y tecnologías de doble uso por un importe total de 2.352.444 euros, según explican las asociaciones denunciantes en su comunicado.

"España se ha convertido en un traficante de armas cuyo destino es la represión, la tortura y la violación de los Derechos Humanos y el Derecho Internacional. Y en este caso es más grave aún porque España es cómplice de la situación de los saharauis" lamenta Francisco Serrano.