Público
Público

"Las autonómicas son ahora el eslabón más débil debido a la crisis"

Alberto Surio. Director general de EITB y presidente de FORTA. En su opinión, el periodismo vasco tiene "un punto de épica"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ejercer el periodismo en Euskadi no es, en muchas ocasiones, una tarea fácil. Asimismo, estar al frente de la radiotelevisión pública vasca, con toda la presión que supone el cargo, también requiere cualidades especiales. Alberto Surio (San Sebastián, 1963) conoce de primera mano las dificultades propias de ambas tareas tras haber sido, primero, cronista político de El Diario Vasco durante 20 años, y ahora, director general de Euskal Irrati Telebista (EITB). Cuando se acaba de cumplir su primer año de mandato, Surio, que también preside la Federación de cadenas autonómicas (FORTA), recibió el pasado viernes el premio Víctor de la Serna al periodista más destacado del año, que concede la Asociación de la Prensa de Madrid.

En muchas ocasiones no es fácil ser periodista en Euskadi. ¿Está mejorando la situación?

Es la sociedad la que está cambiando, y es verdad que en este momento concreto el ambiente es de una menor presión explícita, como la que podía existir hace 10 o 15 años. Sin embargo, todavía hay periodistas que tienen que ir escoltados a trabajar, y eso es una anomalía tremenda en el corazón de Europa. Todavía existe presión y miedo y, en ese sentido, me gusta destacar siempre el trabajo muy responsable que hacen los periodistas vascos en defensa no sólo de su trabajo, sino también de la libertad.

¿No sería bueno un mayor reconocimiento de esa labor callada?

A mí me gusta hacerlo. Además, en un momento en el que la profesión no es que viva su mejor momento de imagen y de credibilidad, es bueno que se sepa que hay un punto de épica en esto, que hay un periodismo vasco que realiza su tarea haciendo un ejercicio de dignidad todos los días, y muchas veces de forma anónima y silenciosa. Me gusta que se reconozca ese trabajo.

¿Ha cambiado mucho EITB en el último año, desde su llegada a la dirección?

Está cambiando. Estamos apostando por mejorar como servicio público de proximidad, por abrir y mejorar los informativos como pieza fundamental de esa oferta, por hacerlos más plurales; aunque también hay una parte importante de entretenimiento en esa apuesta de cercanía.

¿Qué ha sido lo más complicado en este tiempo?

Lo complicado es el contexto en el que vivimos, que es un contexto de cambio de modelo de negocio y de crisis económica, donde hay menos ayudas y recursos públicos y donde se está dando además un enorme cambio tecnológico.

¿Seguirá adelante la caída de audiencias de las autonómicas iniciada tras la llegada de la TDT?

La TDT ha traído la fragmentación de audiencias y se está cebando en las televisiones autonómicas, que en cierta forma son el eslabón más débil en este momento por la crisis económica. Por eso defiendo firmemente que las televisiones públicas autonómicas son una conquista de la sociedad democrática española y, además, una garantía de una mayor pluralidad y libertad de expresión.

¿Cómo se explica que pese a estas dificultades TV3 sea líder en Catalunya y ETB pierda terreno en Euskadi?

Cada comunidad tiene sus particularidades, y también es cierto que el fenómeno del Barça ha podido tener algo que ver en eso, pero en general en las autonómicas se está produciendo un fenómeno de retroceso que nos preocupa y que hay que analizar con frialdad y mucho empeño, porque los primeros interesados somos nosotros.

¿Qué puede estar causando este fenómeno?

Además de la fragmentación de audiencias se están produciendo desajustes en los sistemas de medición de las audiencias que nos generan problemas de fiabilidad, como ya le hemos trasladado a Kantar Media [la empresa que mide las audiencias]. Además vivimos una ofensiva contra el modelo público autonómico que nos preocupa. Yo creo en el modelo mixto de financiación pública y privada, y creo que algunas voces que piden eliminar la publicidad de las autonómicas quieren debilitar el modelo público autonómico.

¿Pero renunciar a los anuncios no haría subir la audiencia, como pasó con Televisión Española?

Bueno, en primer lugar creo que no hay una alternativa de financiación a la publicidad desde las comunidades autónomas, y menos en una crisis económica como esta. Me resulta inimaginable que se planteara desde las autonomías una financiación como la de TVE; no hay un debate en esa dirección. Y en segundo lugar hay muchos anunciantes regionales que necesitan las ventanas de las cadenas autonómicas para ofrecer sus productos, y vetar esa conexión sería coartar su propio derecho a generar riqueza.