Público
Público

Ayudar a la banca costará el 3,7% del PIB

El déficit público de España alcanzará el 6,1% del PIB este año, según el Fondo Monetario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Estado español sólo recuperará la mitad del esfuerzo que está haciendo para facilitar la financiación a las entidades de crédito. Esto se desprende del último informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) que se publicó este viernes con motivo de la preparación de la reunión del G-20 el próximo 2 de abril.

El FMI expresa en el informe su preocupación por la situación de las balanzas fiscales de los países de este club (en el que ya incluye sistemáticamente a España) y analiza los costes de las ayudas que los Gobiernos están dando a la banca. Aunque España no ha hecho inyecciones de capital directas, la compra de activos y los avales que ha puesto a disposición de la banca le pasarán factura en el medio plazo (cinco años), exactamente un 3,7% del PIB (aproximadamente 37.000 millonesde euros).

Los especialistas del FMI calculan que, si España utiliza todo el fondo de adquisición de activos que tiene previsto (50.000 millones de euros, alrededor de un 4,6% del PIB), podrá recuperar, en un escenario central, un 49,9% de la inversión. Es decir, que a medio plazo el coste de la compra de activos para el Estado sería de casi 25.000 millones de euros.

Uso de los avales

A este gasto, el FMI le suma el uso de las garantías que el Gobierno ha facilitado a las entidades financieras para que emitan deuda y consigan liquidez. Suponiendo que tenga que hacer efectiva una parte de estas garantías, el coste subiría en más de 10.000 millones de euros.

Este coste varía mucho en cada país del G-20 porque el cálculo se personaliza según su situación económica y financiera. El FMI recuerda que en la crisis bancaria de Suecia, el país escandinavo logró recuperar al cabo de cinco años el 94% de la inversión inicial pero, sin embargo, Japón, no logró obtener ni un 1% un lustro después.

En esta ocasión, siempre según un modelo central (hay uno mucho más pesimista) EEUU puede recuperar casi el 60% de la compra de activos que programa realizar, lo que dejaría como coste un 3,5% del PIB.

Junto con el coste de los avales, Irlanda (en relación con su tamaño) será la que deba asumir unas pérdidas más elevadas que supondrán el 13,9% de su Economía. Reino Unido, Austria y Suiza serán otros de los países desarrollados que pagarán la factura más elevada por la crisis financiera.

Pero la principal preocupación del FMI es la de evitar que los países desarrollados se instalen en los déficits fiscales de forma casi permanente, como resultado de las políticas de estímulo económico actuales.

Así, prevé que España tenga un déficit en 2009 equivalente al 6,1% de su PIB, el doble de lo autorizado por Bruselas y por encima de las previsiones oficiales, que lo sitúan en el 5,8%. Con sus previsiones, España sería el país de la zona euro del G-20 con un déficit más elevado, superado en Europa sólo por Reino Unido.

Además, según sus cálculos, en 2010 España volverá a tener un déficit que supondrá el 6% del PIB y prevé que el saldo negativo se prolongue hasta el 2014, cuando aún habrá un agujero equivalente al 2,1% del PIB. De las grandes economías europeas, sólo Alemania habrá logrado entrar en superávit ese año y, por supuesto, EEUU seguirá con un saldo negativo.

Deuda moderada

España soportará estos niveles de déficit con un nivel moderado de deuda, que hasta 2010 no sobrepasará el 50% de su PIB. El FMI recuerda que los países muy endeudados (como Italia, por ejemplo) deberán asumir repuntes de los tipos de interés. Por eso, una de las principales preocupaciones del FMI es que los países pauten unas políticas limitadas en el tiempo para las ayudas y que sean en lo posible reversibles.

El organismo hace un recopilatorio del tipo de medidas adoptadas hasta ahora para reactivar la economía (inversión en infraestructuras, etc...) y según sus cálculos España es, junto Arabia Saudí, el país del G-20 que más dinero invertirá en este ejercicio para impulsar la economía. Pero también España se lleva otro récord: el de ser el país del G-20 que más va a sufrir la corrección de los estabilizadores automáticos. Es decir, que más va a sentir en su economía el aumento del gasto del desempleo, que supondrá hasta un 1,8% de su PIB en 2009.

 

El FMI recomendó este viernes a los gobiernos que programen ya planes de estímulo para 2010, porque la crisis será más larga que lo anticipado, al tiempo que les instó a tomar más medidas para sanear las cuentas de los bancos. Además, Jaime Caruana, director financiero del FMI y ex gobernador del Banco de España, propuso un aumento de la supervisión de las instituciones para el buen funcionamiento del sistema. Aconsejó obligar a las entidades que operan en el mercado de derivados de crédito a mantener reservas de capital, tanto si son empresas de seguros como AIG, como si son fondos de riesgo. 'Lo importante no es su estructura legal, sino sus funciones', dijo Caruana. Además, el FMI sugirió que los bancos centrales endurezcan los tipos de interés cuando crean que se está creando una burbuja económica.