Público
Público

El Ayuntamiento de Valencia y los vecinos ven un arrebato en el triple homicidio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ayuntamiento de Valencia y los vecinos de las tres víctimas y del hombre detenido como supuesto autor del triple crimen registrado anoche en una pedanía de la ciudad coinciden en atribuir a "una perturbación" o "arrebato" lo sucedido, dado que no se explican algo así "de otra manera".

El suceso ocurrió sobre las nueve de la noche de ayer en la pedanía de Castellar-Oliveral, cuando al parecer, el supuesto homicida fue cometiendo los crímenes en varios pisos de la escalera de su edificio después de ir llamando a cada una de las puertas.

Un policía local de paisano le encontró poco después en la calle ensangrentado y preguntándose por qué estaba en esa situación.

Además de las tres víctimas mortales, un hombre de mediana edad, su hijo de 13 años y una anciana, otras dos personas permanecen hospitalizadas con heridas de diferente consideración, después de haber sido atacadas supuestamente por la misma persona.

Se trata de una mujer de 48 años, que está ingresada en estado muy grave en la UCI del hospital La Fe con heridas en el tórax y en el abdomen, y de un hombre de 44 que se recupera de heridas en la espalda y la cabeza en el Hospital General, donde se encuentra en Reanimación y clínicamente estable, según fuentes sanitarias.

La Guardia Civil está interrogando a los vecinos de la finca donde produjeron los hechos, el número 1 de la calle Poetisa Leonor Perales, han señalado fuentes municipales.

El detenido, identificado como J.P., de 33 años, se encuentra en las dependencias del cuartel de la Guardia Civil de Alfafar, a la espera de pasar a disposición judicial.

Sin embargo, desde el instituto armado todavía no se ha ofrecido dato alguno del suceso.

El Ayuntamiento de Valencia ha decretado veinticuatro horas de luto por el triple crimen, mientras la alcaldesa, Rita Barberá, que se ha personado hoy en el lugar de los hechos, ha anunciado la próxima condecoración al policía local de paisano que intervino anoche evitando una "desgracia mayor".

Barberá ha mostrado su "solidaridad con las familias de víctimas y detenido" por unos hechos que ha atribuido, "según parece evidente", a "una perturbación", al tiempo que ha agradecido su acción al policía, cuya "oportuna y milagrosa" intervención fue "necesaria tanto para detener al sospechoso de los asesinatos como para evitar que se cometieran más".

Los vecinos de la pedanía, "totalmente consternados", han coincidido en que el detenido es un "chico normal, casado y con una hija", que sólo ha podido actuar así "por un arrebato".

Un residente del inmueble ha explicado que llamó a la policía alertando de que "estaban matando a alguien" porque "se oían fuertes golpes y gritos en la escalera", sin embargo, "por miedo" no abrió la puerta hasta que llegó la Guardia Civil.

"No salí de casa. No oí si llamó a mi puerta o no. Pero le habría abierto, porque es mi vecino y le conozco", ha afirmado.

Otro vecino, que se enteró de los hechos "cuando volvía de cenar" con su mujer y se encontró la calle acordonada, ha definido al supuesto autor del triple homicidio como "completamente normal".

Esteban, que conoce "de toda la vida" al detenido y su familia, ha dicho que "nadie se explica" lo ocurrido, porque se trata de una "persona normal", mientras que Manuel ha calificado los hechos de "increíbles".

Lorenzo Navarro ha declarado a EFE que el supuesto agresor trabajaba en una funeraria, aunque había perdido su trabajo "hace año y medio", y ha opinado que "se habrá trastornado por algo", mientras que dos ancianas han confesado estar todavía "temblando" porque nunca había pasado "algo así" en este "tranquilo" lugar.

"El hombre se encontraba cuidando a su hija de siete meses, mientras su mujer estaba trabajando. Cogió un cuchillo, fue llamando a la puerta de los vecinos y al que le abrió le acuchilló sin decir nada. Ha debido ser un trastorno mental", han añadido.