Público
Público

Aznar se da de alta para ejercer también de abogado

El pasado viernes, pagó la inscripción en el Colegio de Madrid para trabajar por cuenta propia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La melena no es lo único que está recuperando José María Aznar de su etapa juvenil. También ha decidido desempolvar los libros de Derecho. Y es que Aznar se ha dado de alta en el Colegio de Abogados de Madrid, el pasado 1 de febrero, según ha podido saber Público.

Aznar se licenció en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid en 1975 e inmediatamente después se puso a estudiar las oposiciones a inspector de Finanzas del Estado. Tras aprobarlas, entró en el Ministerio de Hacienda y en 1978 fue destinado a Logroño. Cuatro años después, cambió de profesión y se convirtió en político, al ser elegido diputado de AP por Ávila en las elecciones generales de 1982. Por tanto, Aznar nunca ejerció como abogado.

Tras dejar La Moncloa en 2004, Aznar ha iniciado una carrera profesional multifacética: escritor, asesor inmobiliario, consejero de multinacionales, conferenciante y profesor universitario. El ejercicio de la abogacía es, de momento, la última actividad que añade a su tarjeta de visitas.

Trámites de incorporación

Para incorporarse al Colegio de Abogados de Madrid es necesario presentar una serie de documentos (título de la licenciatura, declaración jurada de no haber sido procesado o certificado de antecedentes penales) y pagar una cuota por derechos de incorporación. Esta última asciende en la actualidad a 915 euros y se ingresa en la oficina que tiene la Caja de Abogados en el Paseo de Recoletos.

Como deferencia con Aznar por ser ex presidente del Gobierno, el Colegio de Abogados asumió directamente algunos trámites burocráticos. Por ejemplo, un empleado del Colegio se encargó de ingresar en la oficina bancaria los 915 euros de cuota de incorporación y los 39 de cuota trimestral que pagan los abogados ejercientes el primer año de colegiación.
En el Colegio de Abogados es posible darse de alta como letrado ejerciente o no ejerciente. Muchos licenciados en Derecho, aunque no ejerzan, se inscriben para tener acceso a determinadas prestaciones que ofrece el Colegio, como los servicios médicos y los seguros de la Mutualidad de la Abogacía.

Pero este no es el caso de Aznar, ya que se ha dado de alta como abogado ejerciente. Estos se dividen a su vez en dos categorías: trabajadores por cuenta propio o ajena. El ex presidente del Gobierno ha indicado que piensa ejercer la abogacía por cuenta propia.

Este diario se ha puesto en contacto con una portavoz oficial de Aznar, para preguntar por sus nuevos planes profesionales como letrado, pero resultó imposible obtener una respuesta. El ex presidente estaba ayer en la Universidad de Georgetown (Estados Unidos), donde es profesor visitante desde otoño de 2004. En concreto, imparte seminarios sobre política europea contemporánea.

Actividad privada

José María Aznar no tiene por qué comunicar su nueva actividad privada a la Administración española, ya que en junio de 2006 abandonó el Consejo de Estado, del que los ex presidentes del Gobierno pueden formar parte como miembros natos.

La renuncia de Aznar se produjo después de que fuese acusado de incumplir la ley de incompatibilidades al no informar de que estaba cobrando 10.000 euros al mes de la multinacional de comunicación News Corp, propiedad del magnate Rupert Murdoch. Aznar tampoco informó en su día al Registro de Intereses de Altos Cargos de la puesta en marcha de la empresa Famaztella, fundada en 2004.

Los pasos de González

Con su decisión de incorporarse al Colegio de Abogados, José María Aznar sigue los pasos de su antecesor en Moncloa, Felipe González, quien también se dio de alta como abogado en ejercicio tras dejar de ser presidente.

La primera actuación de González como abogado en ejercicio estuvo cargada de polémica: firmó la recusación presentada ante el Tribunal Constitucional por el ex ministro del Interior José Barrionuevo, condenado a diez años de prisión por el secuestro de Segundo Marey, que había sido reivindicado por los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL).