Publicado: 21.05.2013 21:40 |Actualizado: 21.05.2013 21:40

Aznar se zafa de la Gürtel, ningunea a Rajoy y pide bajar los impuestos

El ex presidente del Gobierno ha negado rotundamente que hubiera recibido sobresueldos y ha criticado duramente a su sucesor, acusándole de "castigar" a las clases medias.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

José María Aznar ha irrumpido con fuerza en el debate político, especialmente, en la vertiente que atañe a la gestión de Mariano Rajoy al frente del Ejecutivo, a quien ha acusado de inacción por no utilizar "las herramientas" que le da la mayoría absoluta para alcanzar acuerdos, dejar de "castigar" a las clases medias y subir los impuestos, mediante una "gran reforma fiscal". El ex presidente del Gobierno también ha tachado de "mentiras" las informaciones que ha publicado El País -y que ha citado una por una- sobre su presunto cobro de sobresueldos en el PP durante la etapa de Gobierno y de oposición anterior, tal y como recogen los papeles de Bárcenas que el diario publicó en enero.

Asimismo, Aznar ha despachado con ironía la "exclusiva de hace más de diez años" que hoy martes ha sacado el diario del Grupo Prisa -"Me honra con su animadversión desde hace muchos años"-, asegurando que la boda de su hija con Alejandro Agag fue costeada por el cabecilla de la trama Gürtel en más de 32.000 euros. Francisco Correa acudió a la celebración en El Escorial como invitado y testigo del novio y el ex presidente del Gobierno ve "normal" que le haya hecho un regalo a la pareja, además, relacionado con algo a lo que Correa se dedicaba: la organización de eventos. Aznar cargó duramente contra el Grupo Prisa, recordando asimismo sus deudas, la "venta" de la cadena de televisión Cuatro al grupo del "procesado" Silvio Berlusconi -con quien Aznar veraneaba en su etapa de Gobierno- y mostrando su preocupación por que se declare "insolvente" y no pague a quien la Justicia le ha señalado que debe hacerlo por varias denuncias.

El tono de Aznar -muy serio al principio, aunque se ha ido relajando conforme avanzaba la entrevista- fue especialmente cortante cuando se refirió a las informaciones que le sitúan en el centro de los pagos de sobresueldos en el PP. Sin embargo, el ex presidente quiso hablar por él mismo y, a la pregunta de la entrevistadora Gloria Lomana sobre si pondría "la mano en el fuego" por los miembros de las distintas direcciones nacionales del PP durante su liderazgo, aseguró que no tenía "por qué tener ninguna duda" sobre sus cuentas, aunque no repitió la expresión de Lomana.

El ex presidente del Gobierno asegura que llegó a pagar un 10% de su retribución "por vivir en La Moncloa"Aznar negó haber recibido sobresueldo alguno -"Rotundamente, no"- y explicó que como presidente del Gobierno, llegó incluso a pagar un 10% de su retribución "por vivir en La Moncloa". Cuando estuvo en la oposición, explicó, cobró como presidente del PP y como diputado, todo ello sujeto a "las correspondientes retenciones". El máximo responsable de FAES, además, se mostró dispuesto a explicar sus declaraciones de ingresos y patrimonio "desde el primer euro hasta el último".

El presidente de Honor del PP manifestó su desconocimiento acerca de los pagos en sobres y aseguró que sobre éstos, sólo se enteró de los que entraban en La Moncloa antes de que él llegara y como fondos reservados, una práctica a la que dijo que él puso fin "desde el primer día" que entró allí. El ex jefe del Ejecutivo no quiso "ilustrar las declaraciones judiciales de nadie", cuando fue preguntado por las palabras del ex diputado nacional Jaime Ignacio del Burgo al juez Pablo Ruz, a quien aseguró que Aznar conocía y autorizó los pagos en metálico que hizo el partido al ex consejero Calixto Ayesa. El antecesor de Rajoy al frente del PP evitó confirmar si el partido estaba o no siendo chantajeado por el ex tesorero Luis Bárcenas, porque cree que el PP no está "en situación de ser chantajeado" y, en su caso, este chantaje hay que frenarlo y denunciarlo.

A la pregunta sobre si descartar regresar a la política activa y al liderazgo del PP, José María Aznar -como en todas las ocasiones en que esto se le ha planteado- se ha dejado querer y no lo ha descartado: "Nunca he rehuido mis responsabilidades: cumpliré con mi partido, conmigo mismo y con mi país", ha repetido en dos ocasiones. El ex presidente dice estar "tranquilo" en apariencia, pero muy preocupado por la situación del país, además, con un Gobierno del PP que tiene "un proyecto" por el que los ciudadanos le han dado su apoyo mayoritario.

Además de pedir a Rajoy que deje de "castigar a las clases medias", ponga coto a los incumplimientos y desafíos de los nacionalistas, suba los impuestos mediante una "gran reforma fiscal", busque pactos y cambie la "lánguida resignación duradera" que proyecta a los españoles por una "esperanza de futuro", el ex presidente se permitió trasladar a su sucesor su receta para atajar la "crisis económica, política e institucional" que vivimos. Lo hizo, además, de forma pública, pues Aznar aseguró que ya le había dicho todo esto a Rajoy en una "larga conversación" que mantuvieron últimamente.

El ex presidente, que defendió a la Corona de forma entusiasta -"Ha presidido, presidirá y amparará momentos brillantes de este país"-, detalló en cinco puntos lo que él haría como presidente del Gobierno para lograr "una España más fuerte para una España más libre": garantizar un Estado viable, eficaz y sostenible; reformar profundamente todas las instituciones; realizar una profunda reforma fiscal; alcanzar un nuevo pacto social, y recuperar la posición internacional de España. Aznar también manifestó que, si por él fuera, culminaría la reforma laboral, porque el drama del paro es "inaceptable para una persona con un mínimo de sensibilidad", advirtió.