Público
Público

Bachir quiere "preservar los intereses comunes" con el nuevo Estado de Sudán Sur

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de Sudán, Omar Hasan al Bachir, saludó hoy el nacimiento del nuevo Estado vecino de Sudán del Sur y expresó la aspiración de su país a "tener excelentes lazos" y a "preservar los intereses comunes" entre ambas naciones.

En un discurso conciliador que fue interrumpido en ocasiones por los aplausos de los asistentes, Al Bachir, presente en Yuba para la ceremonia de declaración de independencia de la República de Sudán del Sur, dio la bienvenida "en nombre de Sudán" al nuevo Estado y aseguró que su país "participa del júbilo" de sus vecinos.

El presidente sudanés reconoció la creación de la República de Sudán del Sur, pero, pese a ello, aclaró que estaban "convencidos de que mantener la unión de Sudán era mejor".

"Deseo que esto sea el comienzo de una época de confianza y respeto y que olvidemos las guerras y rencores, ya que ese es el camino a la paz", expresó Al Bachir en su alocución.

El norte y el sur de Sudán estuvieron enfrentados durante casi medio siglo en un conflicto bélico, apenas interrumpido por unos años de paz, al que puso fin el acuerdo de 2005.

Los pactos estipulaban la celebración de un referendo de autodeterminación en el sur, que se llevó a cabo en enero pasado y donde triunfó el "sí" con un 98,83 por ciento de los sufragios.

Al Bachir garantizó hoy que su país respetará los acuerdos suscritos y tuvo un recuerdo para "todos aquellos que contribuyeron a la paz", como Nigeria, Kenia, Etiopía, la Unión Africana, la Liga Árabe, la Unión Europea o Estados Unidos.

Después de aseverar que Sudán ha cumplido con sus acuerdos de paz en la región, Al Bachir pidió a "la comunidad internacional y a la Unión Europea que cumplan también sus compromisos".

De la misma forma, reclamó al presidente estadounidense, Barack Obama, que responda a sus compromisos y que "haya transparencia en su trato con Sudán, que siempre ha estado con la paz y la estabilidad mundial".

Sobre Al Bachir penden dos órdenes de arresto de la Corte Penal Internacional por genocidio, crímenes de guerra y de lesa humanidad en Darfur, en el oeste de Sudán.

Tras esos mandatos de arresto, Al Bachir ha visto reducida en gran medida su capacidad para viajar fuera de Sudán, por temor a ser detenido, y ha sufrido el rechazo unánime de Occidente, mientras que países como China, donde realizó su último visita oficial hace solo una semana, han optado por mantener sus relaciones.