Público
Público

"Bad Teacher" o cómo actuar junto a tu ex y no morir en el intento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En la comedia gamberra "Bad Teacher", Cameron Díaz intenta seducir a Justin Timberlake, con quien mantuvo una relación sentimental y con el que recupera la química -escena de sexo incluida- en pos de una buena interpretación, algo que ya hicieron otras parejas rotas como Diane Keaton y Woody Allen.

"Justin es un hombre de mucho talento, un comediante natural, todo lo que hace lo hace bien, tiene mucho sentido del humor", decía Cameron Díaz hace casi un mes en Madrid al presentar la película que hoy se estrena en España, demostrando la buena relación en plató con Timberlake, con quien mantuvo una relación de pareja de cuatro años que finalizó en 2007.

Ese año, sin dejar de demostrar su profesionalidad, sí que se les había visto también en Madrid mucho más tensos al presentar "Shrek Tercero", en la que ambos prestaron su voz. Pero si en aquella habían reducido el contacto a las voces de Príncipe Encantador y Fiona, ahora incluso han rodado una escena de sexo, aunque sea en clave paródica y bastante "light".

Pero no han sido los únicos. Los campeones de la profesionalidad en este terreno siguen siendo Woody Allen y Diane Keaton, que tras una relación que comenzó en 1972 y que se tradujo en varios Óscar -tres para él y uno para ella gracias a "Annie Hall"- volvieron a trabajar juntos en dos ocasiones tras la ruptura en 1979.

Keaton empezó una relación con Warren Beatty y Allen encontró una nueva musa en Mia Farrow, e incluso el genio neoyorquino tuvo la idea quizá no tan genial de rodar una película con las dos: "Días de Radio".

Nadie se desgarró las vestiduras, como sí sucedió años después cuando, tras retratar su crisis de pareja en "Maridos y mujeres", Allen abandonó a Farrow por su hija adoptiva Soon Yi.

Farrow nunca quiso volver a trabajar con Allen, quien, eso sí, tuvo un capítulo importantísimo en su polémica biografía. Por contra Keaton sí que encarnó de nuevo a su pareja en la excepcional "Misterioso asesinato en Manhattan".

Una de las parejas más mediáticas y exhibicionistas de la historia del cine, Elizabeth Taylor y Richard Burton, también práctico esta modalidad de reconciliación filmada.

Con sus idas y venidas sentimentales, era fácil que algún proyecto de los ocho que hicieron juntos coincidiera con una de sus separaciones, pero hubo títulos con especial relevancia, como cuando para la televisión protagonizaron "Se divorcia él, se divorcia ella" o en el teatro, cuando ya su segundo matrimonio había naufragado, comenzaron una gira bajo el título de "Vidas privadas".

Pero su caso parece tener menos mérito. "En el fondo nunca nos hemos separado. Y supongo que nunca lo haremos", dijo Burton a su hermano cuando su vida de 58 muy vividos años llegaba a su fin y dejaba viuda a otra mujer. "El día que murió yo aún estaba locamente enamorada de él", dijo Elizabeth, a pesar de que Burton estaba casado con otra.

Carlo Nero, fruto de la relación que Vanessa Redgrave y Franco Nero iniciaron tras el rodaje de "Camelot", reunió a sus padres en su primera película como realizador, "The Uninvited", y junto a ellos la presentó en el Festival de San Sebastián de 1999.

El emocionante encuentro no solo demostró que las relaciones eran buenas a pesar de que Redgrave había tenido una larga relación con Timothy Dalton, sino que acabaron casándose el día de Nochevieja de 2006.

Aunque uno detrás y la otra delante de las cámaras, Ingmar Bergman y Liv Ullman se mantuvieron más fieles al tándem profesional -del que surgieron obras maestras como "Persona" o "Gritos y susurros"- que a su relación sentimental.

"Si es posible, admiro más a la mujer que a la actriz", dijo Bergman sobre Ullmann, con quien tuvo una hija. Ambos siguieron trabajando juntos hasta la última película del maestro sueco, "Saraband" e incluso dirigiendo ella algunos de sus últimos guiones, como el de "Infiel" o, para televisión, "Confesiones privadas".

Y, finalmente, una variante de estos casos es la de Tom Cruise, que no volvió a trabajar ni con Nicole Kidman ni con Penélope Cruz -dos de sus exparejas- pero ellas sí acabaron en un mismo set de rodaje en "Nine", el fallido musical de Rob Marshall, en el que también compartían un hombre, pero en el celuloide, Daniel Day Lewis.

Mateo Sancho Cardiel