Público
Público

Bagapsh se perfila como el ganador de las elecciones presidenciales abjasas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El líder de la región separatista georgiana de Abjasia, Serguéi Bagapsh, se perfila como el claro ganador de las elecciones presidenciales del sábado, marcadas por las acusaciones de fraude vertidas por la oposición.

"Bagapsh lidera con una gran diferencia en varios distritos. Su ventaja es aplastante", señaló hoy Alexandr Pochinok, senador ruso que observa el escrutinio en Sujumi, según las agencias rusas.

El senador pronosticó que "no será necesario celebrar una segunda vuelta", ya que la victoria de Bagapsh con más del 50 por ciento de los votos está casi garantizada.

"Bagapsh obtiene la mayoría en prácticamente todos los colegios electorales, con la excepción de algunas pequeñas localidades", dijo.

Fuentes de la Comisión Electoral de Abjasia confirmaron que Bagapsh lideraba con una gran ventaja sobre los otros cuatro candidatos.

En el caso del colegio electoral instalado en Moscú, donde reside una importante comunidad abjasa, Bagapsh habría obtenido el 70 por ciento de los sufragios.

Según el cuartel electoral del presidente abjaso, éste sumaría en torno al 63 por ciento de los votos emitidos, por lo que resultaría reelegido por otros cinco años.

Los resultados oficiales preliminares serán anunciados hoy en torno al mediodía (09.00 GMT), aunque no se descarta que estos sean impugnados por la oposición.

Como ocurriera en 2004, la votación estuvo marcada por las denuncias de irregularidades que, según el principal rival de Bagapsh, el ex vicepresidente Raul Jadzhimba, podrían causar "tensiones sociales".

Los anteriores comicios estuvieron a punto de desembocar en una guerra civil cuando Jadzhimba sacó a miles de sus partidarios a la calle para protestar contra el fraude e impugnó los resultados de los comicios, que se tuvieron que repetir en enero de 2005.

En cambio, los observadores rusos destacaron la activa participación electoral -que uno de ellos definió como "orgía democrática"-, la atmósfera de libertad y transparencia, y aventuraron un brillante futuro a la incipiente democracia abjasa.

No obstante, la mayoría de georgianos residentes en la separatista Abjasia no pudieron ejercer el sábado su derecho al voto al carecer de pasaporte.

Por su parte, Georgia, como ha ocurrido desde que Abjasia rompiera lazos con Tiflis tras la cruenta guerra civil (1992-1993), no otorgó legitimidad a los comicios y les negó cualquier validez jurídica.

La Cancillería georgiana instó hoy a la comunidad internacional a condenar "la celebración de la farsa electoral en uno de los territorios ocupados de Georgia".

Éstas fueron las primeras elecciones presidenciales celebradas en Abjasia desde que Rusia reconoció su independencia en agosto de 2008, tras derrotar a Georgia en una breve pero cruenta guerra por el control de la también separatista Osetia del Sur.