Público
Público

Baltasar Garzón asegura que el Supremo le trata peor que a un ciudadano por ser juez

Su abogado solicita la nulidad del proceso ya que el juez pudo defenderse durante la instrucción de la causa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Absurdo' y 'esperpéntico' son algunos de los calificativos que utiliza el juez Baltasar Garzón para hacer referencia a la última querella interpuesta contra su persona. El magistrado de la Audiencia Nacional cuestiona directamente la decisión de la Audiencia Nacional de investigarle por el dinero que percibió del Banco Santander durante su estancia en la Universidad de Nueva York entre 2005 y 2006. Cree que se le ha tratado peor que a cualquier ciudadano, por el simple hecho de ser miembro del Poder Judicial.

En su recurso contra la admisión a trámite de la querella por prevaricación, cohecho y estafa fundamenta su defensa en se trata de una 'cosa juzgada', ya que los demandantes presentaron otra querella similar ante el Supremo que fue archivada el año pasado. Garzón considera que si se hubiera tratado de un ciudadano cualquiera, 'es incuestionable que se le habría permitido estar presente en el procedimiento desde el primer momento'.

Otro de los motivos que apunta el juez es el de la presión mediática, que ha podido influir en su caso.'El Tribunal Supremo haría un flaco favor al respeto debido al Poder Judicial si permitiera que la presión mediática y el uso abusivo y fraudulento de la acción popular consiguiese abrir una causa ya resuelta', explica.

Los querellantes sostienen que Garzón gestionó y obtuvo 302.000 dólares del Banco Santander para el patrocinio de sus conferencias y la escolarización de su hija y que después no admitió a trámite una querella formulada contra directivos del Banco de Santander, entre ellos su presidente, Emilio Botín, en el proceso penal por las 'cesiones de crédito'.

'No se nos ha permitido comparecer antes de la admisión a trámite de la querella'

El abogado de Garzón solicita la nulidad de todo lo actuado a partir de la presentación de la segunda querella 'por haberse llevado a cabo una instrucción material de la causa sin permitirle defenderse a lo largo de la misma'. 'No se nos ha permitido comparecer antes de la admisión a trámite de la querella a pesar de haberlo pedido', señala.

El letrado argumenta también que la Universidad de Nueva York ha confirmado que Garzón 'no recibió jamás, ni directa ni indirectaente, fondos provenientes del Banco Santander'.

La intención de los querellantes es forzar el descrédito profesional de Garzón, según su defensa

También critica el que el Supremo ordenara antes de admitir la querella la practica de varias diligencias, entre ellas solicitar al Banco Santander y a la Universidad de Nueva York diversa documentación sobre los emolumentos percibidos por Garzón, incluidas varias cartas en las que éste agradece a Botín el patrocinio de sus conferencias. Martínez-Fresneda dice también que la tramitación de estas diligencias 'ha causado un considerable perjuicio' a Garzón y asegura que la intención de los querellantes es forzar el descrédito profesional del juez.

Garzón tiene pendiente en el TS otras dos querellas, una por investigar las desapariciones durante la Guerra Civil y el franquismo y otra por ordenar la grabación de las comunicaciones en prisión de los cabecillas del caso Gürtel.