Público
Público

Ban reclama a Europa liderazgo contra la pobreza y el cambio climático

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha reclamado hoy a la Unión Europea (UE) "liderazgo" en la lucha contra la pobreza, contra el cambio climático y en favor de un mundo sin armas nucleares.

Esas tres prioridades han centrado el discurso de Ban ante el pleno del Parlamento Europeo (PE), reunido en su sede de Estrasburgo (Francia).

Para el secretario general de las Naciones Unidas, el papel de Europa será "esencial" para avanzar en algunos de las grandes negociaciones internacionales.

"Ahora, cuando los gobiernos no se están moviendo, cuando el tren se ha parado en nuestras discusiones sobre cambio climático u otros asuntos, Europa puede ser la locomotora que los conduzca hacia delante", ha dicho Ban.

El diplomático coreano ha destacado la "extraordinaria generosidad de Europa" y su cooperación con la ONU, pero ha advertido de que ese trabajo debe "profundizarse y crecer".

Ban ha llamado la atención sobre los "muchos desafíos" y "múltiples crisis" a los que se enfrenta el mundo, pero ha mostrado su esperanza por el hecho de que "país tras país, líder tras líder, se esté reconociendo que la mejor forma de enfrentarlos es unidos".

"Ahora no es momento de simplemente hacer discursos, es momento de ofrecer acciones", ha subrayado.

Dentro de ese sentimiento de urgencia, la primera prioridad del secretario general de la ONU es la lucha contra pobreza.

En ese ámbito ha destacado los avances logrados en la reciente cumbre de líderes mundiales celebrada en Nueva York y ha agradecido el esfuerzo de los miembros de la UE que ofrecieron "fuertes compromisos a pesar de las presiones fiscales".

"Podemos apretarnos el cinturón sin cerrar los ojos a los desafíos comunes", ha subrayado.

En la lucha contra el cambio climático, Ban ha urgido a "tomar medidas ya para reducir los riesgos, reformar la resistencia y apoyar a los países en desarrollo para un crecimiento limpio".

Para el secretario general de la ONU la cumbre de Copenhague el pasado año "no fue perfecta, pero ofreció una base para seguir avanzando", por lo que confió en que todas las partes muestren "flexibilidad" y "solidaridad" para concretar esos logros en la próxima cita en Cancún (México).

La tercera gran área del discurso de Ban ha sido el desarme nuclear, un asunto en el que ha agradecido el apoyo de los eurodiputados y ha llamado a aprovechar el actual impulso para lograr compromisos.

"Este progreso sólo continuará sólo si las voces de las gentes se reflejan totalmente en las políticas nacionales y regionales" y si los 500 millones de europeos "hablan en armonía".

Tras un discurso muy cordial hacia Europa y hacia su papel en el mundo, Ban ha reservado para el final la parte crítica, centrada en la situación de los inmigrantes en la Unión.

El secretario general de la ONU ha recordado el llamamiento que hace siete años hizo su antecesor, Kofi Annan, para aprovechar la oportunidad de la inmigración y no "demonizar" a los recién llegados.

"Me gustaría poder decir que la situación en Europa ha mejorado en estos años. Pero como amigo de Europa, comparto una profunda preocupación", ha asegurado.

Según Ban, los "inmigrantes sufren de forma desproporcionada", con "paro, discriminación y desigualdad de oportunidades en las escuelas y los puestos de trabajos".

En paralelo, "una peligrosa tendencia está surgiendo. Una nueva política de polarización", ha advertido Ban, que ha censurado a quienes "invocan valores liberales para causas antiliberales", "juegan con los miedos de la gente" y "acusan a los inmigrantes de violar los valores europeos".

"Los capítulos más oscuros de Europa se han escrito en un lenguaje como este", ha recordado al hemiciclo, en el que se sientan varios miembros de partidos de extrema derecha.

En la rueda de prensa que ha ofrecido posteriormente, Ban ha asegurado que "los populistas están tratando de culpar a alguien" en medio de la actual crisis económica y ha llamado a garantizar el respeto de los derechos de los inmigrantes.

A su juicio, los "inmigrantes de fe musulmana" son los "principales objetivos" de ese discurso, que Europa "no puede permitirse".