Público
Público

Un banco estadounidense dice que España será la "próxima Alemania"

El banco Morgan Stanley cree que la caída de los costes laborales, las reformas y la fortaleza de las exportaciones hacen que "lo peor para la economía española quede pronto atrás"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Suena a broma, pero quien lo dice lo dice en serio. La caída de los costes laborales a raíz de la recesión y de las reformas adoptadas, junto a la fortaleza mostrada por las exportaciones, podrían permitir a España convertirse en 'la próxima Alemania' de la zona euro, según expone en una nota para inversores el banco estadounidense Morgan Stanley, que confía en que, si los errores de los políticos no lo evitan, la economía global se recuperará a finales de año.

En contraste con los pronósticos para España, los autores del informe especulan con una mejora de la demanda doméstica en Alemania, soportada por los bajos tipos de interés, las mejoras salariales y el alza de los precios inmobiliarios, al mismo tiempo que se deteriora la competitividad externa de la 'locomotora europea'.

'He estado hablando de que España se convertirá en Alemania y Alemania en España durante bastante tiempo, pero en una reciente visita a Madrid he escuchado cómo resonaba por primera vez entre mis clientes españoles', explica el analista de Morgan Stanley, Joachim Fels.

En este sentido, el autor del informe subraya que, a pesar de que las tertulias y la actualidad española aparecen dominadas por las acusaciones de corrupción que salpican al Gobierno, 'dificilmente nadie cree que esta cuestión tenga el potencial de hacer caer al Gobierno o cambiar el curso político'.

'Muchos de mis contactos, quienes se contaban entre los más pesimistas en el último par de años ahora piensan que lo peor para la economía española puede quedar pronto atrás y pienso que tienen razón', añade el analista.

Por otro lado, y en relación con las perspectivas de recuperación económica a lo largo del ejercicio, Morgan Stanley augura un escenario de políticas monetarias incluso más relajadas que las actuales como consecuencia de las medidas adoptadas en Japón para combatir la deflación, que forzará a los bancos centrales a tratar de frenar la apereciación excesiva de los tipos de cambio en los mercados de divisas.