Público
Público

La banda perdió miles de euros tras invertir en dólares

El fracaso de la operación financiera derivó en disenciones en la cúpula etarra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

ETA perdió miles de euros como consecuencia de una importante inversión en dólares, según documentos internos de la banda a los que ha tenido acceso la agencia Vasco Press. La organización terrorista, en una fecha no determinada, decidió comprar dólares a modo de inversión, pensando que la moneda americana estaría más fuerte que el euro y que al cabo de algunos años se revalorizarían.

No se sabe bien qué cantidad de dólares compró ETA, ni en que momento lo hizo, pero sí se tiene constancia de que en julio de 2004 la banda ya había efectuado esa compra y tenía en su poder 210.280 dólares americanos, aparte de otros 54.040 francos suizos y 148.298 euros 'casi todos en billetes de 500', según reveló la documentación intervenida a Mikel Antza.

A finales de 2004 o principios del año siguiente, la dirección de ETA acordó cambiar los dólares por euros, pero los responsables de las finanzas no se atrevieron a realizar la operación alegando razones de seguridad. La venta de los dólares se fue retrasando año tras año y no se materializó hasta finales de 2007 o principios de 2008. Cuando se realizó la operación de venta de los dólares, el euro estaba mucho más caro que cuando fueron comprados, lo que ocasionó a la banda terrorista cuantiosas pérdidas.

Dependiendo del momento en que fueran comprados los dólares, sólo con la cantidad mencionada en los documentos de Mikel Antza, las pérdidas se habrían situado en un abanico que oscila entre los 25.000, como mínimo, y los casi 95.000 euros en el peor supuesto.

Esta operación financiera provocó tensiones en el seno de la dirección de la banda terrorista pues fue uno de los factores del enfrentamiento registrado entre los aparatos logístico y militar y el político, ya que el control de las finanzas de la banda terrorista ETA depende de éste último. Y es que el aparato político es el que tiene la llave de la caja, el que controla las actividades de extorsión, los ingresos y la gestión del dinero.