Público
Público

El Barça, por la mínima

Un gran gol de Iniesta decanta un partido con un par de debuts y un L’Hospitalet muy serio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tal vez por la frialdad de la grada, semivacía; acaso por la buena compostura de L'Hospitalet, un Segunda B con maneras ajenas a su categoría, el Barcelona pasó por la Feixa Llarga con la gloria del campeón que es, la seriedad que siempre exhibe, pero sin la brillantez que habitualmente le acompaña. Correcto en sus modos, el equipo azulgrana resolvió, como se le exigía, la ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey. Pero, más allá del gol de Iniesta, sensacional en su ejecución, el equipo de Pep Guardiola dejó, sobre todo, anécdotas de las que nutren las estadísticas.

Lo propiciaba la cita, por más que Guardiola fuese coherente con su prudente discurso desde la alineación. Obligado a formar, al mínimo, con siete jugadores del primer equipo, el técnico del Barça añadió un par de futbolistas más, por si las dudas. La inclusión de Jonathan Dos Santos en el lateral derecho y de Cristian Tello en el extremo derecho no rebajó el peso del equipo azulgrana, comandado por Xavi desde el centro del campo. Dos Santos y Tello mezclaron con los veteranos sin desentonar y dejaron detalles interesantes, como más tarde lo hizo Rafinha, más allá del anecdotario: dos canteranos más que sumar a la larga lista de debutantes con el primer equipo de la que ya presume Guardiola. Con las de Tello y Rafinha, 21 alternativas ha concedido ya el técnico azulgrana en poco más de tres años.

No se encogió el equipo de Jordi Vinyals ante el Barça

No decepcionaron Dos Santos ni Tello, como tampoco lo hizo Fontàs, que regresó al equipo titular -no lo hacía desde el encuentro ante la Real Sociedad-, acompañado por Puyol en el eje de la defensa. Guardiola aprovechó para rodar al capitán, que necesitó la ayuda de Keita en un par de acciones en las que L'Hospi cogió desprevenida a la zaga azulgrana.

No se encogió el equipo de Jordi Vinyals ante el Barça, convencido de que la renuncia a su estilo no le conduciría a ninguna parte. Jugó la pelota cuando pudo, presionó la salida del balón de los azulgrana y firmó un partido tiempo tan digno que nadie le situaría en Segunda B. Su peligro, sin embargo, fue escaso. Pinto atendió más los despistes de su zaga que las embestidas de L'Hospi. Moragón, en cambio, se lució en más de una ocasión.

Cómodo en la conducción, el Barça fue monopolizando progresivamente la posesión del cuero. Y cocinando sus ocasiones del gol. Varios chuts de Villa, muy activo. Otro a la escuadra de Keita, que salvó fantásticamente la mano de Moragón. Algún remate de Cesc, coprotagonista en el tanto del Barça. El medio combinó con Iniesta al primer toque y el chut a la escuadra del manchego, desde la frontal del área, resultó imparable para Moragón. Fue su única concesión. Tuvo trabajo el meta el resto del partido, pero lo resolvió más que bien. Así, L'Hospi visitará el Camp Nou, en diciembre, con un resultado que le permite soñar.

L’Hospitalet: Moragón; Peque, Lucas, Viale, Moussa; Manel, Llonch (Ángel Sánchez, m. 67); Haro, Vela, Cirio (Pedraza, m. 46) ; y Prats (Aday, m. 46).

Barcelona: Pinto; Dos Santos, Fontàs, Puyol, Maxwell; Keita, Cesc (Rafinha, m. 75), Xavi; Iniesta (Busquets, m. 67), Tello y Villa.

Goles: 0-1. M. 41. Iniesta combina con Cesc, quien le devuelve el balón en el balcón del área, desde donde chuta, marcando por la escuadra derecha de Moragón.

Árbitro: Del Cerro. Mostró amarilla a Lucas.

Estadi Municipal: 2.000 espectadores.