Público
Público

BBVA descarta realizar más compras en EEUU porque no ve oportunidades

Su beneficio cayó hasta junio menos de lo previsto y sus títulos suben un 4,5%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

BBVA sorprendió ayer al mercado con sus resultados del primer semestre. Los analistas estaban esperando una caída de casi el 20% y el banco se desmarcó con un descenso del 10%, que dejó sus beneficios en 2.799 millones de euros. Si se descuentan las plusvalías extraordinarias que consiguió en el primer semestre del año pasado, el recorte se limita al 4,4%.

La bolsa aplaudió estos resultados con una revalorización del 4,5% en el precio de sus acciones, especialmente porque el grupo consiguió un resultado récord (1.561 millones) en un trimestre en el que tuvo que afrontar la 'tormenta perfecta' en México, donde concentra una tercera parte de su negocio.

El consejero delegado, José Ignacio Goirigolzarri, destacó ayer la evolución de su filial mexicana Bancomer, cuya reducción de beneficios (un 23,7%, hasta 724 millones de euros) enjuició positivamente teniendo en cuenta que el país se paralizó durante semanas por la nueva gripe y que la economía del país está atravesando una severa recesión.

El ejecutivo se vanaglorió de tener concentrado en esta zona buena parte de su negocio porque auguró será la primera en salir de la crisis. Según sus previsiones, Estados Unidos volverá a crecer a final de este año, mientras que Europa lo hará varios trimestres después y España, todavía más tarde. Eso supone que no espera una recuperación de la economía nacional hasta final de 2010, como pronto.

Pese a sus positivas previsiones para Estados Unidos, el banco no prevé realizar ninguna gran compra en el país en los próximos meses porque cree que no existen oportunidades. Como mucho, hará alguna adquisición testimonial (pequeñas redes de oficinas) al fondo de garantía estadounidense. Su intención es crecer con su actividad ordinaria; por ejemplo, incrementando su cuota de mercado en crédito en España. En el primer semestre, disminuyeron un 0,9% los créditos a clientes en el mercado nacional, lo que le supuso una ligera pérdida de cuota de mercado.

No obstante, Goirigolzarri se mostró convencido de que en los próximos seis o doce meses ganarán terreno al resto de entidades. Sus planes pasan por mantener el número actual de oficinas (ha cerrado 396 en un año) y por seguir reduciendo la plantilla (ha recortado 1.669 empleos desde junio de 2008).