Público
Público

El BCE cree que sin reformar el mercado laboral español no cabe hablar de economía sostenible

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Fráncfort 16 dic (EFE).- El Banco Central Europeo (BCE) cree que la recuperación y sostenibilidad de la economía española pasa obligatoriamente por la reforma del mercado de trabajo y eso incluye la reforma del sistema de negociación colectiva.

Así lo afirmó en entrevista con Efe el miembro del comité ejecutivo y del consejo de gobierno del BCE, José Manuel González-Páramo, para quien la negociación colectiva, es junto con la segmentación del mercado laboral, un freno al crecimiento.

"La negociación colectiva en España no funciona" porque "está muy centralizada y no se adapta a las condiciones del sector y de la empresa", dijo González-Páramo destacando así lo contraproducente que puede resultar para un sector o una empresa tener que aplicar con carácter inmediato decisiones que no se adoptan en su ámbito.

Para el BCE otro de los problemas a solventar es la actualización de los salarios a la inflación, un anacronismo si se tiene en cuenta que "España es el único país que queda en Europa donde más de la mitad de los salarios tienen cláusulas de indización".

González-Páramo destacó que esa práctica es "incompatible con la unión monetaria" y explica el "absurdo de que los salarios en España crecieran en los dos últimos años el doble que en la zona del euro", un 10 por ciento en España y el 5 por ciento en la eurozona.

El desempleo, entre tanto, se duplicó, una tendencia que no se prevé cambie porque a pesar de que "desde España llegan mensajes de que podría haber pronto cifras positivas de crecimiento, las previsiones dan negativo el año que viene", dijo González-Páramo.

Preguntado por la introducción del modelo alemán de trabajo corto como receta para frenar la destrucción de empleo, afirmó que "el modelo alemán sirve para Alemania" y sólo es válido para empresas y sectores con futuro que quieren mantener el vínculo con trabajadores que van a necesitar una vez superado el bache.

"Mantener a alguien vinculado a una empresa que se ha quedado tecnológicamente fuera de juego puede ser contraproducente y retrasar el ajuste", advirtió.

El BCE insiste por tanto en una reforma del mercado laboral sin parches, pues sólo mediante la reforma profunda podrá España iniciar la recuperación y dotarse de una economía saneada y sostenible.

"Con un 20% de paro no hay sostenibilidad presupuestaria, ni dinamismo económico ni programa 2020", sentenció González-Páramo y recordó que, pese a que desde España llegan señales de que la recuperación es inminente, "las previsiones para el año que viene son negativas" y algunos expertos aventuran que España no recuperará el nivel de empleo de 2007 hasta el 2017.

"No podemos excluir nada, pero por inercia no se llega a esa cifra", declaró González-Páramo, para quien "pensar o confiar que la recuperación de la economía mundial y europea permitirán a España volver al punto de partida es una ilusión, una quimera".

Respecto al comportamiento del sector bancario español durante la crisis, afirmó que, gracias entre otros factores a "la actuación ejemplar del Banco de España" se comporta "bastante bien".

Reconoció sin embargo que el sector bancario español ha sentido el impacto de la crisis de crédito y morosidad en tanto que "la inversión inmobiliaria en España era importante y el endeudamiento de las empresas y familias mayor que en otros países europeos".

Pese a todo, a González-Páramo no le sorprende que los bancos estén obteniendo beneficios "dado el nivel de los tipos de interés".

"Que los bancos tengan beneficios es consecuencia indirecta de las decisiones del BCE", subrayó su directivo y agregó que "es bueno para la economía española que la banca gane dinero" pues hasta que los bancos no se recapitalizen no podrán volver a conceder créditos.

"Hay bancos que tienen en su balance inversiones malas que han de limpiar antes de dar créditos, bancos con colchones de capital cortos", explicó.

De cara a eventuales crisis futuras, González-Páramo destacó la labor del Banco de España y sus esfuerzos para hacer que "el sistema se dimensione a su tamaño natural y haya una consolidación, especialmente en el sector de cajas de ahorro".

Preguntado por la politización de estas entidades, declaró que "la politización de la economía en general y no sólo del sistema financiero, no es buena compañera de las decisiones eficientes".