Público
Público

Belmonte entra en las semifinales de los 200 estilos con un tiempo muy ajustado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La nadadora española Mireia Belmonte entró por los pelos en las semifinales de los 200 metros estilos de los Juegos Olímpicos de Pekín con el decimocuarto mejor tiempo de las clasificadas.

La española hizo un crono por debajo de lo esperado, 2:12.75, cuando tiene el récord nacional en 2:11.16 y el pasado mes de marzo se proclamó campeona de Europa de esta distancia con solo 17 años en los continentales de Eindhoven (Holanda).

A punto estuvo de dar al traste con las esperanzas que se habían puesto en ella. La nadadora de Barcelona pasó en 28.76, la mariposa; 1:02.85 la espalda; 1:41.03 la braza y 1:12.75 el libre.

En su serie, otra española, María Pelaez, que cumple su quinta participación olímpica en la capital china, quedó eliminada con 2:15.97 y el vigésimo séptimo crono de todas las participantes.

En esta prueba, la argentina Georgina Bardach volvió a fallar después de hacerlo en el 400 estilos el pasado sábado, en una distancia en la que en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 fue medalla de bronce.

Georgina Bardach fue octava en su eliminatoria sin opciones desde la salida y trigésimo séptima en la suma de las series con 2:25.74.

Alicia Coutts, de Australia, marcó el mejor tiempo con 2:11.55 por delante de la estadounidense Katie Hoff, con 2:11.58, y su compatriota Natalie Coughlin, con 2:11.63, en tercer lugar y primera de la serie de Belmonte.

La última nadadora que se clasificó fue la rusa Svetlana Karpeeva, con 2:12.94.

En los 200 metros mariposa masculinos, otro español Javier Núñez, que debuta en unos Juegos Olímpicos y que fue eliminado el sábado en los 400 estilos, tampoco hoy pudo pasar a las semifinales.

El nadador de Barcelona fue segundo de su serie, trigésimo segundo en la suma de las eliminatorias y bajó su mejor tiempo con un registro de 2:00.24.

El mejor tiempo de estas eliminatorias fue para el estadounidense Michael Phelps, con 1:53.70, que estableció un nuevo récord olímpico rebajando el que él mismo tenía desde los Juegos Olímpicos de Atenas con 1:54.04.

La segunda posición fue para el húngaro Laszlo Cseh, con 1:54.48, tiempo que vaticina que el estadounidense no debería tener problemas de cara a la final de pasado mañana en una especialidad que tiene los seis últimos récords mundiales.