Público
Público

Benicio del Toro asegura que el Óscar le ha "cambiado la vida económicamente"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El actor puertorriqueño Benicio del Toro es el Che Guevara en las películas "Che, el argentino" y "Guerrilla", dos filmes de Steven Soderbergh sobre la figura del mítico revolucionario argentino, la primera de las cuales se estrena esta semana en España como anticipo de su estreno en todo el mundo.

"El Óscar me ha cambiado la vida económicamente y, en parte, ha permitido que este proyecto saliera adelante", ha comentado hoy el actor y productor del filme, ganador de la preciada estatuilla por "Traffic", también de Soderbergh, y por cuyo papel del Che ha recibido ya el premio a la mejor interpretación masculina en el festival de Cannes.

Siete años ha dedicado Benicio del Toro a investigar la figura del Che. "El Che era un hombre coherente, tal y como se puede leer en el diario que escribió durante sus años en Bolivia, pero lo que más me ha llamado la atención ha sido su energía y su fuerza, sólo hay que ver cómo convivía con el asma", ha explicado el actor ante un grupo de periodistas.

Benicio del Toro, que encabeza un reparto internacional en el que figuran los españoles Elvira Mínguez y Unax Ugalde, el mexicano Demian Bichir, el brasileño Rodrigo Santoro, el venezolano Santiago Cabrera y los cubanos Jorge Perugorría y Vladimir Cruz -todos ellos hablando en español con acento cubano- se ha transformado físicamente para convertirse en el Che Guevara.

"No he pretendido ser el Che, sino Benicio haciendo del Che", asegura el actor, que cree que lo mejor para quitarse de la cabeza un personaje como éste, "es meterse en otro, preferiblemente que sea muy diferente"; de ahí que acabe de rodar "Hombre lobo", en el que encarna a ese otro mito de la literatura fantástica, a las órdenes de Joe Johnston y junto a Anthony Hopkins y Emily Blunt.

"Con el hombre lobo he hecho lo que he querido, me he cubierto de pelo y de maquillaje, es un personaje que te da mucha libertad a la hora de interpretar, pero con el Che también he tenido la libertad de ir incorporando material que he ido encontrando durante la investigación en otros personajes de la época", ha comentado.

Benicio del Toro ha conocido a gente que conoció a su vez al Che en vida, ellos le han "ayudado a saber cómo se movía, cómo actuaba", pero también ha "recurrido a las fotos y a las imágenes, y por supuesto, al maquillaje".

"Che, el argentino" cuenta los años que van desde que Che Guevara conoce a Fidel Castro en México, cómo viaja con él a Cuba, cómo participa en la revolución y cómo, finalmente, la ganan tomando La Habana; y "Guerrilla", que no tiene todavía fecha de estreno, está basada en "un 90 por ciento en el diario escrito en Bolivia y termina con los últimos años de su vida".

Después de estos años inmerso en la figura del Che, Benicio reconoce que tiene muchas cosas de él: "era un personaje de los años 60, una década extraña y muy belicosa, y él formaba parte de todo eso, yo no".

"Che Guevara -asegura- admiraría a la Cuba actual por mantener su dignidad ante un bloqueo de 50 años y por su sistema sanitario y educativo. Creo que sabiendo todo lo que ha pasado en el mundo desde su muerte, podría ver lo positivo de la Cuba de hoy en día, no sólo lo negativo".

En cuanto a Fidel Castro, Benicio del Toro sabe que "estaba al corriente del trabajo de investigación desarrollado para hacer la película y que se estaba tratando desde todos los puntos de vista", pero desconoce su opinión.

Como productor y consciente de que el Che no es muy popular en mercados como el estadounidense, al protagonista de cintas como "Sin City", "21 gramos" y "Cosas que perdimos en el fuego", aunque le gustaría el éxito comercial de la cinta, no le preocupan los resultados.