Público
Público

Bernard Kouchner, un ministro rodeado de aura... y de cámaras de televisión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Desde que en 1968, el entonces aprendiz de galeno liderara un comité de huelga en el mítico mayo del 68 francés, su figura ha estado rodeada para muchos de sus compatriotas de un aura de héroe romántico y solidario de la que  ha sacado buen provecho.

Para quienes lo han elevado al altar de la solidaridad, el ministro es el militante que  fundó Médicos sin Fronteras. Para otros, sus acciones humanitarias ocultan un ego inmenso y un no menos grande afán de notoriedad. Para estos detractores, Kouchner es un simple arribista, listo y con buena planta aún a sus 68 años, que no duda en cambiar de chaqueta si el cargo así lo merece.

Y el de ministro de Asuntos Exteriores de Francia sin duda lo merecía. Para conseguir la cartera, a Kouchner no le importó entrar en el Gobierno de derechas de François Fillon, aunque lo pagara con la exclusión de su partido: el socialista. En política internacional, el  siempre equívoco Kouchner ha pasado, por ejemplo, de criticar la política de Estados Unidos en Irak a ser citado por la revista 'Time' como una de las personalidades que apoyaron la invasión.

Con Irán, sigue el mismo camino y, sin ambages, habla ya de la posibilidad de la guerra .