Público
Público

El best seller que no te dará vergüenza leer

Félix J. Palma gana el Premio de Novela Ateneo de Sevilla con una historia que une a Jack el Destripador con la ciencia ficción 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Félix J. Palma (Sanlúcar de Barrameda, 1968) se llevó el XL Premio de Novela Ateneo de Sevilla con el libro que todo agente literario sueña con tener sobre su mesa. El mapa del tiempo consta de 600 páginas de acción trepidante narradas con una prosa de alta calidad: el best seller que un profesor de literatura no se avergonzaría de leer. Ambientada en el Londres victoriano, la novela conjuga hechos históricos como los crímenes de Jack el Destripador con el nacimiento de la ciencia ficción.

Palma reconoce que 'la historia sólo podía funcionar en el Londres de finales del XIX. La chispa la desencadenó mi relectura de La máquina del tiempo, de H. G. Wells. La había devorado de niño y me había entusiasmado, pero al releerla de adulto me sorprendió no sentir la misma emoción. Comprendí que parte de la fascinación se debía a que de niño creía que aquella máquina podría ser real. Pensé entonces que los contemporáneos de Wells habrían sentido esa misma excitación: me los imaginé pensando ilusionados que en cuestión de meses podrían viajar al pasado o al futuro en un vehículo erizado de pistones, engranajes y bielas, las damas con sus sombreritos de plumas y los caballeros con sus monóculos. La imagen no se me iba de la cabeza, y eso sólo podía significar que había encontrado el germen de una novela.'

'Lo difícil es que te lean'

Pese a militar activamente como defensor de una literatura considerada 'poco seria', Félix J. Palma ha obtenido un premio literario de prestigio y no ve contradicción alguna en ello: 'Creo que la ferocidad del mercado ha hecho que los premios sufran una inesperada mutación. Ya no tienen como fin descubrir autores, sino permitir que los escritores podamos destacar más entre el aluvión de novedades. Esta novela tendrá muchas más oportunidades de llegar al público que si la hubiese publicado normalmente, pero ni siquiera así puede asegurarse lectores. Hoy, más que publicar, lo difícil es que te lean.'

Y no le molesta, al contrario, que puedan pensar que la suya es una novela pensada exclusivamente para vender: 'No suelo leer best sellers porque me parece que cualquiera que sepa redactar puede contar una historia entorno a un cuadro maldito o cualquier otra cosa semejante, donde aparezcan templarios y sociedades secretas, y vender más que un escritor de raza. Pero la intención de estas novelas de constituirse únicamente en artefactos de evasión me parece lícita, e incluso primordial. Abogo por una novela que combine los resortes del best seller y la escritura de calidad, que esté a medio camino entre lo popular y lo elitista'.