Público
Público

Blanco: "La responsabilidad moral de Trillo no se extinguirá"

El número dos del PSOE le recuerda que "lo único digno" que le queda es pedir perdón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

José Blanco cambió el tercio, miró el reloj y sentenció solemne: “Ya han pasado cinco años, 10 meses, cuatro días y 10 horas desde el accidente del Yak-42”, en el que fallecieron 62 militares españoles, “sin que el PP asuma responsabilidades políticas de aquella tragedia”. El vicesecretario general del PSOE acababa de escenificar la devolución al PP de su argumento, la fórmula que Mariano Rajoy se hartó de emplear hace poco más de un mes, en plena campaña de las elecciones gallegas. Entonces, el líder del PP disfrutaba contando el tiempo que faltaba para que dimitiera el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, por su cacería con el juez Baltasar Garzón. Ayer, se tuvo que tragar su frase.  

El PSOE, anunció Blanco, presionará al máximo al PP por el caso Yak. Porque la responsabilidad moral del ex ministro de Defensa Federico Trillo “no se extinguirá jamás”, subrayó.

Blanco leyó los teletipos de 2003, en las horas que sucedieron al accidente, para demostrar que al Gobierno de José María Aznar sólo le interesaba celebrar el funeral de Estado sin haber completado la identificación de los cuerpos.

El objetivo, apuntó Blanco, era inhumar los muertos “al precio que fuera”, incluso “repartiendo restos y engañando a los familiares”, como demuestra el juicio en la Audiencia Nacional. “Trillo no se detuvo ante nada”, aseveró. Así, se consumó una “chapuza”, una serie de “ilegalidades en cadena”.

El número dos del PSOE explotó el tono de máxima dureza para censurar la actitud escapista de Trillo. “Alguien con nombre y apellidos y sin uniforme dio las órdenes” de enterrar lo antes posible los cadáveres. “Quien así se comportó no tiene derecho moral a acusar a nadie más en su vida. Lo único digno que queda al responsable de aquella infamia es pedir perdón”, razonó el dirigente socialista.

Blanco enfiló de corrido lo que en la práctica sonó como una condena sin remedio para el ex ministro y para el PP: el juicio dirimirá la responsabilidad penal, “pero las responsabilidades políticas siguen esperando que alguien las asuma”.