Público
Público

Bolinaga empeora y los forenses desaconsejan su regreso a prisión

El informe le otorga una esperanza de vida de entre tres y cuatro meses. El etarra ha accedido a someterse a un nuevo tratamiento  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Instituto de Medicina Legal Órganos Jurisdicción Estatal, dependiente del Ministerio de Justicia, ha concluido tras examinar al etarra Josu Uribetxeberria Bolinaga, que el estado de salud del secuestrador de Ortega Lara ha empeorado y desaconsejan su regreso a la cárcel, según han informado fuentes conocedoras de estas conclusiones.

Las mismas fuentes han precisado que los forenses han detectado un empeoramiento de su metástasis pulmonar y cerebral, esta última con necrosis, y que ha fracasado el tratamiento experimental que venía siguiendo con el fármaco 'Sunitinib'. Por ello, el terrorista ha aceptado someterse a otro tratamiento que, según los forenses, conlleva numerosos riesgos y efectos secundarios.

Es por ello que, según este informe definitivo, los forenses otorgan al etarra una esperanza de vida de entre tres y cuatro meses, si bien no excluyen que el preso pueda fallecer en cualquier momento producto de los riesgos de este nuevo tratamiento.

El informe no excluye que pueda fallecer en cualquier momento por los riesgos del tratamiento

En cuanto a su regreso a prisión, los forenses concluyen tras visitar el centro penitenciario de Zaballa de Álava (el que le corresponde a Bolinaga) que está habilitado para ofrecer una asistencia genérica a todos los presos, pero es insuficiente para el caso de este etarra por lo que desaconsejan su regreso a la cárcel como solicitan las víctimas.

Los forenses ya realizaron un informe preliminar este verano después de analizar el historial clínico del etarra -excarcelado hace un año por el cáncer que padece- si bien aquel primer estudio era preliminar. Faltaba por incluir los resultados de dos revisiones médicas al preso en el Hospital de Donostia y las conclusiones de un reconocimiento personal por parte de los dos forenses que firman este escrito así como una visita a las instalaciones sanitarias de la prisión.

Una vez realizados estos trabajos, los forenses concluyen que el estado de Bolinaga ha empeorado tras una fase de estancamiento y que sigue en una situación grave e incurable con pronóstico desfavorable. Creen que habrá que esperar el desarrollo del nuevo tratamiento al que ha aceptado someterse para comprobar si se producen beneficios significativos, pero en cualquier caso precisa que el centro penitenciario no es el lugar más conveniente para se tratado de las metástasis que padece.

Fue inspeccionado el pasado 25 de septiembre y no opuso resistencia al estudio médico

Este nuevo tratamiento por vía oral se viene realizando desde el año 2009, pero los forenses advierten en su informe que, por el momento, no hay casos documentados en los que haya dado resultados positivos en casos similares al de Bolinaga. Dados los efectos secundarios y las complicaciones que acompañan a este tratamiento, no se descarta que Bolinaga requiera ayuda médica o incluso el ingreso hospitalario.

Bolinaga fue inspeccionado por los médicos forenses el pasado 25 de septiembre en el Hospital Donostia, según las mismas fuentes consultadas, que han precisado que el etarra no opuso resistencia a este nuevo estudio.

Fue el Ministerio del Interior quien pidió en junio un nuevo informe sobre el estado de salud de Bolinaga al mismo equipo de oncólogos del Servicio Vasco de Salud que determinó su estado grave y que propició su excarcelación. Este equipo médico determinó que no había ninguna mejoría en el etarra y que había estado dos veces al límite por una trombosis y una hidrocefalia.

Sin embargo, tanto las víctimas como la Fiscalía pidieron al juez Central de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional que encargase un informe independiente del elaborado por el Servicio Vasco de Salud. El magistrado accedió a esta petición encargando estas labores al Instituto de Medicina Legal Órganos Jurisdicción Estatal, que ahora ha emitido estas conclusiones definitivas.

Con todos estos elementos, el juez Central de Vigilancia Penitenciaria, José Luis Castro, tendrá que decidir si mantiene la libertad condicional de Bolinaga para que siga tratándose de su enfermedad en casa o si decreta su regreso a la cárcel.