Público
Público

Bolt-Powell, el gran duelo que nunca fue

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ausencia del estadounidense Tyson Gay, lesionado, obligó a dibujar otro cartel para el duelo más esperado de los campeonatos del mundo, el que iban a librar este domingo dos jamaicanos, Usain Bolt y Asafa Powell, pero la renuncia de este dio al traste con las expectativas.

El domingo, a las 20.45 horas locales (13.45 CET), Usain Bolt, el más rápido de la historia (9.58), defenderá su corona frente a un elenco del que faltan ahora sus más conspicuos adversarios: Tyson Gay, Asafa Powell (el más veloz del año, 9.78), Steve Mullings y Mike Rodgers.

Las molestias de espalda que el año pasado contribuyeron a la derrota de Bolt frente a Tyson Gay, han debilitado la fortaleza del jamaicano lo suficiente para que Powell se atreviera a pensar, y a decirlo públicamente, que este año se encontraba en mejores condiciones que nunca para volver a batirlo, como ya hizo, si bien por una centésima (9.88 por 9.89), el 22 de julio de 2008 en Estocolmo.

A Bolt le está costando recuperar el ritmo después de casi ocho meses sin competir, de ahí que sus adversarios hayan dejado de considerarlo imbatible, pero el panorama se le despeja con una baja tras otra. Steve Mullings ha sido apartado del equipo jamaicano por un posible caso de dopaje y Mike Rodgers lo ha sido del equipo norteamericano por la misma causa.

Ahora, el máximo rival teórico de Bolt será el trinitense Richard Thompson, que encabeza el ránking de inscritos en el Mundial con una marca de 9.85.

-- 800: Rudisha-Kaki, una batalla de récord

Nadie más que el keniano David Rudisha, plusmarquista mundial con 22 años (1:41.01), y el sudanés Abubaker Kaki, seis meses más joven, han bajado este año de 1:43 en la doble vuelta a la pista.

Son los llamados a disputarse la medalla de oro en la final del 30 de agosto, aunque la proverbial dificultad que entraña el sistema de clasificación en las dos rondas precedentes suele arrojar sorpresas. En Berlín 2009 fue el propio Rudisha quien cayó en semifinales, pero desde entonces se ha mostrado intratable. En 2010 batió dos veces el récord mundial y fue galardonado con el trofeo al mejor atleta mundial del año por la IAAF.

El pasado día 5 Rudisha batió en la reunión de Londres a Kaki, pero no pudo relajarse un solo segundo porque el sudanés le apretaba por detrás. El sudanés ha madurado lo bastante como para hacer una gran marca en 1.500 (3:31.76) que demuestra su elevada resistencia.

Nadie cuenta con el defensor del título, el sudafricano Mbulaeni Mulaudzi, que llega a Daegu con una marca nada espectacular de 1:45.50, por detrás, por ejemplo, de los españoles Kevin López y Antonio Reina.

-- 1.500: Kiplagat por el primer título keniano frente a Laalou

En doce ediciones de los Mundiales, Kenia no ha logrado una sola medalla de oro en la prueba reina del mediofondo, pero esta vez tiene muchas posibilidades de romper la racha negativa en virtud de un jovencísimo Silas Kiplagat que, con 22 años recién cumplidos, ha hecho las dos mejores marcas del mundo esta temporada y lidera el ránking con 3:30.47.

Su gran rival puede ser Amine Laalou, que con sus 29 años se presenta en escena mucho más curtido y en poder de un poderoso remate. El atleta que ha llegado a ser señalado como sucesor de Hicham El Guerruj, acude a Daegu con un registro de 3:31.92, escondido en el noveno puesto del ránking.

-- Bekele-Farah, doble reto en 5.000 y 10.000

Si sus intenciones no se alteran en los días que faltan para sus pruebas, los Mundiales de Daegu pueden ofrecer dos duelos de fondo espectaculares. Kenenisa Bekele, campeón de 5.000 y 10.000 hace dos años en Berlín, se propone defender ambas coronas, y Mo Farah, líder mundial del año en las dos (12:53.11 y 26:46.57) ha puesto los ojos en los dos títulos.

Bekele, inactivo desde hace año y medio, no ha perdido una sola carrera de 10.000, y ha disputado doce, pero Farah, transfigurado desde que se instaló en los Estados Unidos para entrenarse con el ex maratonista Alberto Salazar, no respeta ya a nadie.

La final de 10.000 se disputará 36 horas antes que las series de 5.000, de ahí que el doblete sea un objetivo tal vez demasiado ambicioso y Bekele opte, finalmente, por defender su corona sólo en la distancia más larga.

-- 110 m.vallas: Robles-Xiang, como antes de Pekín

La recuperación del chino Liu Xiang, que estremeció a sus paisanos al no poder tomar la salida en los Juegos Olímpicos de Pekín, ha devuelto toda su emoción a la prueba de vallas altas, en la que el cubano Dayron Robles, campeón olímpico y plusmarquista universal, luchará por su primer título del mundo.

El duelo se presenta, no obstante, a tres bandas, porque el estadounidense David Oliver, aun cuando parece haber perdido fuerza en las últimas carreras, se presenta a la cabeza del ránking con una marca de 12.94. Nadie más ha bajado de los 13 segundos este año. Xiang llega con 13 pelados y Robles les sigue con 13.04.

El cubano es el que ha logrado más victorias este año en los grandes mítines (3), Xiang necesita demostrarse a sí mismo que puede volver a ser quien fue, pero Oliver es quien más hambre sufre de títulos, ya que su historial sólo tiene un bronce olímpico en Pekín.

-- Jeter-Campbell, la vieja rivalidad EEUU-Jamaica en 100 metros

La velocidad pura femenina ofrecerá un nuevo episodio de la rivalidad entre las escuelas estadounidense y jamaicana pero, curiosamente, Carmelita Jeter y Verónica Campbell-Brown, las más rápidas del año, ocuparon posiciones secundarias hace dos años.

Jeter, líder del año con 10.70, sólo ganó bronce en Berlín, y Campbell-Brown, segunda del ránking con 10.76, terminó cuarta, aunque obtuviera el consuelo de que dos compatriotas, Shelly-Ann Fraser y Kerron Stewart, ocuparan los puestos más altos del podio.

Después de acabar tercera en los dos últimos Mundiales, la estadounidense Jeter, la segunda más rápida de la historia (10.64), confía en que ha llegado la hora de conquistar el título, aunque Campbell la derrotó en Shangai.

-- 1.500: ajuste de cuentas entre Jamal, Burka y Rodríguez

La final precedente (Berlín 2009) puso miel en los labios de la bahrainí Maryam Yusuf Jamal y dejó un sabor amargo en la etíope Gelete Burka, pero aún más acibarado en la española Natalia Rodríguez, que ganó la carrera y fue descalificada supuestamente por derribar a la africana.

Jamal, que se alzó con el título pese a ser batida claramente por Natalia en el esprint, fue la principal beneficiada del incidente. Ahora tendrá que refrendar su condición de campeona y no es mal dato partir con la mejor marca mundial del año (4:00.33).

Rodríguez sufrió hace dos semanas una torcedura de tobillo que le impidió competir en los campeonatos de España pero se siente recuperada por completo. Su marca de Barcelona (4:01.50) despeja todas sus dudas y se apresta a la batalla por la medalla oro, mientras que Burka esgrime una marca, más discreta, de 4:03.28.

José Antonio Diego