Publicado: 13.12.2014 23:20 |Actualizado: 13.12.2014 23:20

Bruselas defiende el tratado comercial con Canadá sin saber si destruirá empleo

Tampoco sabe cuáles serán los sectores más afectados por el polémico acuerdo, ni cuenta con estudios sobre su impacto en cada uno de los países de la Unión. "Es un caballo de Troya de los intereses neol

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Comisión Europea defiende a capa y espada los tratados de libre comercio que negocia sigilosamente con Canadá y EEUU, asegurando que incrementarán el PIB de los países de la Unión o que servirán para crear empleo, haciendo caso omiso de los informes que apuntan exactamente a lo contrario.

En el caso del polémico acuerdo entre la UE y Canadá, la Comisión ha reconocido esta semana que no sólo no puede asegurar que esta alianza no destruya puestos de trabajo, sino que además no sabe cuáles serán los sectores más perjudicados tras su ratificación, y ni siquiera cuenta con estudios sobre su impacto en cada uno de los países de la Unión.

Esta es al menos la respuesta de la comisaria de Asuntos Internos, Cecilia Malmström, a las preguntas sobre los posibles efectos negativos de este acuerdo formuladas por la eurodiputada de IU Paloma López. "La Comisión defiende los beneficios del CETA sin ni siquiera conocer sus efectos sobre el empleo: ¿quizá prefieren ignorarlos?", plantea a Público la europarlamentaria.

"Que hablen claro: como hemos visto ya en el pasado, en nuestro país este acuerdo significa empleos perdidos en la industria, la minería y la agricultura, sectores que ya sufren desproporcionadamente la crisis económica y para los que la Comisión ni siquiera prevé ayudas adicionales", asegura la eurodiputada de la Izquierda Unitaria Europea (GUE/NGL).

Precisamente, el grupo parlamentario que engloba a fuerzas como Podemos o IU es uno de los más críticos con el acuerdo entre la UE y Canadá (CETA) o con la alianza comercial entre Bruselas y Washington (TTIP). El pasado martes, el GUE organizó un seminario en la capital belga para alertar de los peligros de estos acuerdos, y fijó como prioridad en su lucha contra los acuerdos explicar a la ciudadanía su verdadera naturaleza, para que no permita que sean ratificados.

"Independientemente de su tamaño, el CETA es un auténtico caballo de Troya de los intereses neoliberales", advierte López. "Los ISDS permitirán que las grandes multinacionales utilicen sus filiales canadienses para denunciar a los Estados que intenten preservar su regulación laboral, su política industrial, sus servicios públicos o su Estado del Bienestar".Los ISDS a los que alude la eurodiputada son mecanismos de protección de inversiones que permitirán a las multinacionales demandar a los estados ante paneles arbitrales, y no ante los tribunales nacionales, en caso de que los cambios normativos que efectúen estos países perjudiquen a sus inversiones.

Tanto el TTIP como el CETA incluyen estos mecanismos. Las negociaciones sobre el TTIP continúan, pero el CETA, su 'hermano pequeño', podría ser ratificado a lo largo de 2015 o principios de 2016. La oposición a los acuerdos crece, y fuerzas como IU alertan de que el CETA podría servir como campo de pruebas del acuerdo transatlántico, que a su juicio sólo servirá para dar más poder a las multinacionales en detrimento de los estados.

La Comisión dice estar preparando un estudio adicional sobre el impacto del CETA, y recuerda que puede "ofrecer apoyo a los trabajadores de los sectores afectados negativamente a través del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización", aunque este sólo tiene un presupuesto anual de 150 millones de euros.

"Puede financiar hasta el 60% del coste de los proyectos concebidos para ayudar a encontrar un nuevo empleo o crear su propia empresa a los trabajadores despedidos como consecuencia de los cambios en los patrones comerciales a causa de la globalización o de la crisis", recuerda la comisaría de Asuntos Internos en su respuesta, fechada el 11 de diciembre de este año.

El 23 de noviembre, la eurodiputada de IU planteó tres preguntas a la Comisión: "¿Cuál es la cifra bruta de empleos que la Comisión estima que desaparecerán como consecuencia directa del Acuerdo en cada Estado miembro?"; "¿Cuáles serán los sectores más negativamente afectados por la entrada en vigor del AEGC [CETA, en castellano]"; "De aprobarse el acuerdo, ¿qué dotación presupuestaria reserva la Comisión para las medidas de apoyo a las regiones y sectores más afectados por este Acuerdo?".