Público
Público

Bruselas empeora su previsión sobre la economía española

La Comisión abre la vía para la relajación en las exigencias de déficit que reclama el Gobierno para 2012, pero mantendría el 3% para 2013

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Comisión Europea rebajará considerablemente su pronóstico sobre el crecimiento de la economía española. Será en las previsiones económicas que presenta hoy el comisario Olli Rehn en Bruselas. Las últimas, publicadas en noviembre, confiaban en que durante este año la economía española creciese un 0,7%, pero esa meta se ha ido alejando en las últimas semanas.

Cinco países del euro se encuentran ya en recesión desde el último trimestre de 2011 y se estima que España ha vuelto ya al túnel en los primeros compases de 2012. El frenazo de la actividad económica se explica por los recortes en el gasto público y los efectos adversos de la crisis de la deuda soberana con origen en Grecia, según la mayoría de los analistas. El Fondo Monetario Internacional y el Banco de España ya han publicado sus previsiones actualizadas, que calculan la magnitud de la caída en un 1,7% y un 1,5% respectivamente, es decir, hasta dos puntos de diferencia con lo previsto en noviembre por Bruselas. Según aseguró el martes el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez, Bruselas dibujará un 'escenario semejante' al de estos dos organismos.

La Comisión ya ha presionado a España para que presente sus Presupuestos

Hoy es clave, no sólo porque certifica que la recesión ha vuelto a la eurozona y a España, sino también por las consecuencias para las políticas de Gobiernos como el de Mariano Rajoy. El Ejecutivo no ha presentado aún los Presupuestos para 2012, algo que ha acarreado críticas de Bruselas, que considera injustificado que un país de la eurozona no cuente con unas cuentas públicas adecuadas en pleno ejercicio. Si el Gobierno no lo ha hecho es por la falta de tiempo y la ausencia de previsiones precisas sobre el rumbo de la economía, defendió ayer la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. Sin embargo, la oposición critica que el verdadero motivo son 'las elecciones asturianas y andaluzas'. 'Quieren ocultar más recortes a los que les van a pedir el voto', denunció la portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez.

Las previsiones de hoy serán el punto de partida para determinar el volumen del recorte del Gobierno en los Presupuestos. El déficit límite exigido en la actualidad por la Unión Europea es del 4,4% del PIB para 2012 y del 3% para 2013. Pero los objetivos se fijaron con las anteriores previsiones, que no pronosticaban una recesión para este año. Entre tanto, España cerró 2011 con un déficit que superaba el 8% por el gasto autonómico, cuando la meta era del 6%.

Fuentes comunitarias citadas por la agencia Reuters aseguran que la Comisión podría flexibilizar 'en unas décimas' el objetivo para este año, pero mantendría el cumplimiento con el 3% que fija el Pacto de Estabilidad para el año que viene. De confirmarse, el Gobierno dispondría de cierto margen para repartir en dos ejercicios el ajuste.

Elevar el objetivo de déficit permitiría aplazar 6.000 millones de recorte

El ministro de Economía, Luis de Guindos, aseguró ayer que la presentación de las previsiones económicas abrirá 'un proceso de revisión generalizada para ver si los objetivos presupuestarios de déficit y de deuda pública, que se hicieron con base a esas previsiones que se han quedado desactua-lizadas, se mantienen o no en el futuro'. El Gobierno no ha exigido hasta ahora una flexi-bilización de los plazos o los objetivos, pero lo ha sugerido en numerosas ocasiones. Diversas informaciones apuntan, además, a que Economía pretende elevar del 4,4% al 5% el objetivo para este año, lo que permitiría aplazar un ajuste de unos 6.000 millones de euros. España cuenta con Italia y otros países para rebajar las exigencias que, sin embargo, no dependen de la Comisión Europea. Será el Consejo de Ministros de Economía, conocido como Ecofin, el que decida si hay nuevos objetivos y cuáles. En él tiene una importancia decisiva la opinión de Alemania y Francia, expresada, a menudo, de manera conjunta.

La canciller, Angela Merkel, podría estar dispuesta a retirar el pie del acelerador de la consolidación fiscal. Eso sugirió su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, en una conversación reciente con su homólogo portugués, Vitor Gaspar. En el encuentro, interceptado por las cámaras antes de una reunión de ministros del euro celebrada a principios de mes, Schäuble se mostró abierto a 'ajustar' el ritmo de las medidas de austeridad en Portugal 'si fuese necesario'. Según Schäuble, ese paso sólo podría darse 'después de una decisión sustancial sobre Grecia' que finalmente se tomó en la madrugada del martes.

La decisión no depende de Bruselas sino de Alemania y Francia

Preguntado por el 'proceso coordinado' de revisión del déficit, como lo define Guindos, el portavoz comunitario de Economía recordó ayer que los objetivos, al menos hasta hoy, siguen siendo los mismos. 'No quiero prejuzgar nuestros próximos pasos', aseguró Amadeu Altafaj. En cualquier caso, la Comisión podría mantener su presión sobre el Gobierno para que presente sus Presupuestos cuanto antes, algo para lo que la presión con un instrumento tan delicado como las exigencias de déficit podría ser muy efectivo. Aunque el Gobierno aspira a que la UE rebaje el ritmo de la austeridad, la decisión no tiene por qué tomarse a corto plazo, ya que será objeto de debate en el seno de los 27.

Para el conjunto de la UE, Bruselas ya ha dicho que espera una 'recesión moderada' al menos durante la primera mitad del año, en lugar del crecimiento del 0,6% que había vaticinado el pasado otoño. El FMI estima que la economía de la eurozona retrocederá un 0,5% en 2012, una cifra coherente con los datos de crecimiento de 2011 conocidos este mismo mes.