Público
Público

Bruselas marca el camino de Rajoy para las pensiones

Olli Rehn advierte al Gobierno que la "estabilidad de las cuentas públicas" está por encima de sus decisiones y recuerda la recomendación europea de alargar la edad de jubilación.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La 'breve e intensa visita' del comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la Comisión Europea a Madrid (encuentros con Mariano Rajoy y Luis de Guindos incluidos) ha servido al Gobierno para, por un lado, saber que, según Bruselas, no sólo va por buen camino con sus reformas, sino que ha ido 'más allá de lo exigido', según ha asegurado Olli Rehn en rueda de prensa con el ministro de Economía y Competitividad.

Por otro lado, en cambio, el vicepresidente de la Comisión ha aprovechado el respaldo a la política de recortes de Rajoy para recordar que la prioridad por encima de cualquier decisión sigue siendo 'la estabilidad de las cuentas públicas'. Entre estas decisiones, Rehn se ha referido al sistema de pensiones, preguntado por la subida de éstas en los presupuestos (1%) y su posible revalorización conforme a la inflación de noviembre. El comisario no ha querido entrar en cifras, pero ha insistido en que también nuestro sistema de pensiones debe seguir la senda de las reformas para lograr esa estabilidad y ha recordado al Ejecutivo que existen una serie de 'recomendaciones específicas' al respecto, entre otras, aumentar la edad de jubilación conforme a la esperanza de vida en España. 'Para poder restablecer la sostenibilidad de las finanzas públicas, es inevitablemente necesario garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones. Las decisiones futuras deben tomarse de forma que esto se tenga en cuenta', ha dicho Rehn.

En cualquier caso, Olli Rehn ha querido, desde el principio, tratar de ablandar un poco la imagen de dureza y escrutinio implacable que transmite a los españoles la Comisión Europea y ha mostrado su conocimiento y comprensión de lo 'difícil' que está resultando el 'contexto actual para los ciudadanos, las familias y las empresas', expresión que ha repetido en varias ocasiones. En ningún momento, el comisario se ha referido a imposiciones, condiciones o exigencias de la UE a España, ni sobre el rescate a la banca -cuyo dinero ha confirmado que llegará en noviembre- ni sobre una posible ayuda completa a la economía. Sobre ésta, Rehn ha asegurado que 'no existe tal petición por parte de España', aunque Bruselas está preparada para ella si llegara.

El comisario ha valorado positivamente el resultado de las pruebas de resistencia realizadas a la banca española por la consultora independiente Oliver Wyman. Para Rehn, el hecho de que las necesidades de capital (57.300 millones) estén por debajo de la ayuda que ofreció la CE (100.000 millones) es una buena noticia. Además, según ha matizado Luis de Guindos, puesto que muchas de las previsiones macroeconómicas de las instituciones se han hecho contabilizando los 100.000 millones (10 puntos del PIB), ahora 'tendrán que ajustarlas' en positivo para el PIB español (unos 4 puntos, si la inyección bancaria se reduce a 40.000 millones, según previsiones del Gobierno)

El que la ayuda a la banca compute como déficit estructural de España, sin embargo, es una cuestión en la que el representante de la Comisión no ha querido entrar, puesto que es a Eurostat a quien corresponde evaluarlo y ésta es independiente. Con todo, y puesto que este tipo de recapitalización es una operación 'one-off' (de una sola vez) Rehn cree que no se contabilizará como deuda.

El comisario de Asuntos Económicos vino a España con la idea de dar algo de oxígeno al Gobierno de Rajoy tras la intensa semana pasada, que incluyó la presentación de los restrictivos PGE 2013 y la publicación del informe de Oliver Wyman sobre las necesidades de rescate de los bancos. Rehnn constató su creencia de que todavía es 'factible' que España cumpla con el objetivo de déficit del 6,3%, así como con todos los compromisos que se han contraído con Bruselas.