Publicado: 04.04.2014 18:08 |Actualizado: 04.04.2014 18:08

Bruselas obliga al nuevo propietario dirección de NCG Banco a mantener el ERE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de Banesco, Juan Carlos Escotet, y el director general corporativo de NCG Banco, Francisco Botas, han comunicado a los sindicatos que Bruselas impide modificar las previsiones de reducción de empleo recogidas en el acuerdo con la Comisión Europea, de modo que la entidad debe seguir adelante con el plan aprobado, que supone dejar la plantilla en 3.300 puestos de trabajo a tiempo completo.

"Esa es la mala noticia", ha señalado tras el encuentro convocado para este viernes el responsable de CIG-Banca, Clodomiro Montero, quien ha indicado que el expediente de regulación de empleo (ERE) actual "sigue abierto". No obstante, los nuevos responsables de NCG han afirmado que tratarán de que "el impacto sea el mínimo posible desde el punto de vista laboral".

Actualmente, hay unos 4.300 empleados en la entidad financiera, pero ello no quiere decir que se vayan a producir 1.000 despidos para rebajar la plantilla a 3.300 puestos a jornada completa, ya que NCG aplicará medidas de reducción de jornada, que permitirán "minimizar" las salidas. En cualquier caso, estas medidas implican una reducción salarial del 33%, ha recordado Montero.

También en declaraciones a los medios tras la reunión, el responsable de la sección sindical de CC.OO. en Novagalicia, Luis Mariño, ha indicado que interpretan que no habrá nuevos ajustes de personal más allá de los ya previstos.

Mariño ha señalado que Escotet y Botas han informado de que siguen pendientes de las negociaciones con Bruselas sobre la posibilidad de flexibilizar las condiciones del 'term sheet'. Por este motivo, ha dicho, no han aportado datos, dado que esperan a conocer "hasta dónde hay que cumplir" los términos del acuerdo cerrado con Bruselas cuando se produjo la inyección de capital en NCG Banco.

La intención que han trasladado, en cualquier caso, es la de mantener las oficinas rentables y "que se minimicen los cierres", ha apuntado el representante de CC.OO.

En cuanto a los plazos para que Bruselas se pronuncie, el responsable de CIG ha manifestado que los nuevos responsables tienen una estimación del tiempo que tardará, pero rechazan dar orientaciones en público para evitar que "parezca que va a haber algo inmediato y luego no salga".