Público
Público

Bush defiende un sistema de libre mercado antes del G20

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Tabassum Zakaria

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, formuló el jueves una defensa vigorosa del sistema de libre mercado, pero dijo que deberían realizarse algunas reformas para corregir los problemas que provocaron la crisis financiera mundial.

En la víspera de un encuentro de líderes del Grupo de los 20 en Washington, Bush se desplazó a Wall Street el jueves por la tarde para destacar su agenda para el G20, que lanzará una reforma para regular el sistema financiero global.

"Mientras que son esenciales las reformas en el sector financiero, la solución a largo plazo de los problemas de hoy es un crecimiento económico sostenido", dijo Bush en declaraciones en Wall Street. "Y el camino más seguro hacia ese crecimiento es el libre mercado y la gente libre", agregó.

Bush expuso estos argumentos incluso cuando el gobierno estadounidense ha dedicado miles de millones de dólares para tomar participaciones en bancos para ayudar a impulsar de nuevo el préstamo. "Soy un tipo orientado al mercado, pero no cuando me enfrento a la perspectiva de un colapso global", dijo.

El mandatario también animó a los líderes mundiales a que consideren reformas de las instituciones financieras internacionales.

En la reunión del G20 el viernes y el sábado se pondrán frente a frente líderes de naciones clave de economías emergentes como China, Brasil, India y Sudáfrica, con miembros del Grupo de los Siete países más industrializados del mundo para comenzar a examinar las causas de las turbulencias financieras y tratar de encontrar soluciones.

Los líderes mundiales compartirán una cena en la Casa Blanca el viernes por la noche y se reunirán durante dos sesiones plenarias el sábado.

Los Gobiernos ya han colocado cientos de miles de millones de dólares en los mercados, en un esfuerzo por descongelar el sistema de crédito, calmar los nervios de los operadores e inversores y evitar que la economía mundial caiga en una espiral de recesión.

Mientras que algunos líderes han instado a poner en práctica grandes reformas al sistema financiero, el Gobierno de Bush ha sido hasta ahora más cauto. Eso ha generado interrogantes sobre si se podrán sortear las diferencias para alcanzar avances concretos.

En su discurso, Bush advirtió que la crisis no puede resolverse de la noche a la mañana, pero dijo que este fin de semana los líderes establecerían los principios para reajustar sus propios sistemas financieros y discutir medidas que puedan implementarse para ese fin.

Aunque reconoció que los críticos de todos los espectros ideológicos están "identificando el sistema de libre empresa con ambición, explotación y fracaso", Bush sostuvo que la crisis no es el resultado de un colapso del sistema de libre mercado.

"La respuesta es no tratar de reinventar ese sistema", afirmó Bush. "Es reparar los problemas a los que nos enfrentamos, hacer las reformas que necesitamos y marchar hacia adelante con los principios del libre mercado que han llevado prosperidad y esperanza a gente de todo el mundo", agregó.

Igualmente, pidió a los líderes del G20 considerar una mejora en las reglas contables sobre los activos financieros, para asegurar que los inversores entiendan el valor de los activos que compran, así como regulaciones para reducir el riesgo en el sistema financiero.

Bush instó también a impulsar reformas en las instituciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, incluyendo considerar otorgar más poder de voto a las economías en desarrollo mientras esos países aumentan su contribución a las instituciones.

"Todos estos pasos requieren acciones contundentes de los gobiernos de todo el mundo", dijo Bush, que agregó que "al mismo tiempo, debemos reconocer que la intervención del gobierno no es la cura para todo", y destacó que los países europeos tienen regulaciones más amplias y que sufren problemas similares a los de Estados Unidos.

El encuentro del G20 será el primero de varios y los funcionarios estadounidenses esperan que el próximo se realice en el primer trimestre de 2009, probablemente tras finalizar el mandato del republicano Bush y ser reemplazado por el presidente electo, el demócrata Barack Obama.