Público
Público

Cae la 'momia'

La Policía detiene en Madrid a un atracador que se vendaba la cabeza para asaltar farmacias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Desde el pasado mes de agosto, la Policía buscaba en Madrid a una momia. Por fin la ha detenido. Agentes del Grupo XIII de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la capital han arrestado a Juan Antonio B. M., de 50 años de edad, como presunto autor de diez robos con violencia e intimidación perpetrados en establecimientos de la capital. Ocho de ellos eran farmacias.

Juan Antonio siempre utilizaba el mismo modus operandi: se vendaba la cara antes de entrar en los establecimientos, y una vez en su interior mostraba a los dependientes una nota manuscrita.

En ella se podía leer que era un enfermo terminal, que no le importaba morir y que, de hecho, estaba dispuesto a inmolarse allí mismo si no le entregaban el dinero de la caja. ¿Cómo? Aseguraba que llevaba encima nitroglicerina y que podía hacerla estallar.

Si su aspecto momificado y sus amenazas no surtían efecto, Juan Antonio se guardaba una última carta: una pistola que esgrimía ante aquellos dependientes que se resistían a darle la recaudación. Luego, emprendía la huida, a veces acompañado por un compinche que le esperaba fuera del establecimiento.

La venda impedía a las víctimas y testigos dar datos fiables sobre el aspecto del atracador, que, además, usaba siempre guantes para evitar dejar huellas dactilares. Por ello, la Policía montó un dispositivo de vigilancia en las farmacias de aquellos barrios de la capital que más visitaba la momia, con la esperanza de capturarle en plena acción.

Así fue hace unos días, cuando asaltaba uno de estos establecimientos del barrio de San Blas. Cuando los agentes acudieron al lugar, Juan Antonio, que todavía llevaba las vendas cubriendo su rostro, salía a la carrera con el botín y la pistola. Junto a él fue arrestado Ángel G. H., de 31 años, que cubría su huida. La momia y su compinche contaban ya con diversos antecedentes policiales.