Público
Público

CaixaBank y sindicatos llegan a un acuerdo que elimina las salidas forzosas

Pactan reducir la plantilla de la entidad en 2.600 trabajadores mediante bajas voluntarias incentivadas, frente a los 3.000 puestos que preveía inicialmente la entidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los representantes de CaixaBank y de los sindicatos han llegado un acuerdo esta madrugada para reducir la plantilla de la entidad que elimina las salidas forzosas y rebaja las salidas voluntarias a 2.600. Las condiciones planteadas por las representantes de CaixaBank han sido acogidas de manera 'muy positiva' por parte de los representantes sindicales, que han valorado la retira del plan inicial que preveía un excedente de 3.002 trabajadores. El grupo bancario contaba a 31 de diciembre con 30.442 empleados (32.625 si se incluyen otras sociedades del Grupo CaixaBank). El pacto ha llegado un mes después de que el 25 de febrero el banco comunicase la necesidad de llevar a cabo un plan de reestructuración tras la integración de Banca Cívica y la próxima incorporación de Banco de Valencia.

El acuerdo ha llegado tras una reunión entre responsables de CaixaBank y los sindicatos mayoritarios (CCOO, SECPB y UGT) que inició este martes con el objetivo de cerrar el plan antes de este 1 de abril, cuando entra en vigor la nueva normativa estatal sobre el sistema de jubilación, lo que afectaría a las prejubilaciones de CaixaBank. De esta forma, no habrá ningún despido forzoso en la entidad y las salidas voluntarias, que se articularán a través de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), tendrán un tope máximo de 2.600. Asimismo, el plan se desarrollará en dos años, hasta diciembre de 2014.

El acuerdo alcanzado contempla unas salidas voluntarias a través de prejubilaciones, con el 80% del sueldo, que se articularán en dos tramos: unas 1.200 serán de personas nacidas entre 1954 y 1956 y otras 2.135 para los nacidos entre 1957 y 1960.

El acuerdo contempla también una mejora de las condiciones de los traslados forzosos, otro de los escollos de la negociación. Así, finalmente se llevarán a cabo 400 traslados a más de 100 kilómetros de distancia y otros tantos a una distancia inferior a los 100 kilómetros. Asimismo, el acuerdo recoge otras medidas como bajas incentivadas y salidas indemnizadas, así como medio millar de excedencias de tres y cinco años de duración remuneradas y con derecho de retorno a la entidad.

El acuerdo ha sido acogido de manera 'muy positiva' desde los sindicatos en la medida en que se eliminan los despidos forzosos y se limitan 'mucho' las movilidades forzosas. Desde CCOO, su portavoz Joan Sierra ha subrayado que se ha conseguido eliminar los despidos forzosos y reducir las salidas voluntarias. 'Se da una posición no traumática para la plantilla que permite la adecuación ordenada de las salidas hasta diciembre de 20014, cuando termina la vigencia del mismo, por lo que se permite administrar mejor la voluntariedad de las salidas', ha precisado. Por su parte, el portavoz de UGT, Josep Maria Niubó, ha señalado el acuerdo 'tranquiliza' a la plantilla porque evita las 'medidas traumáticas'. Asimismo, ha destacado que el personal de Banca Cívica podrá ingresar de nuevo en la plantilla de CaixaBank.

Por su parte, CaixaBank prevé que la reestructuración de plantilla pactada con los sindicatos le permitirá mejorar su 'capacidad competitiva' y consolidar su liderazgo en el sistema financiero español. En un comunicado, la entidad ha señalado que, como en procesos similares anteriores, ha 'mantenido en todo momento una voluntad negociadora y una disposición al diálogo abierto y continuo' con la representación laboral de los trabajadores. Ha añadido que, a lo largo de la negociación, siempre ha 'priorizado la conservación del mayor número de empleos posible', y el acuerdo alcanzado respeta el principio de voluntariedad para acogerse a medidas planteadas.

Caixabank, que agrupa el negocio bancario de La Caixa, ha sido una de las entidades más activas en movimientos corporativos en el sector financiero español tras la compra de Caixa Girona en 2010, de Bankpyme en 2011, y de Banca Cívica y Banco de Valencia en 2012, ésta última todavía sin estar completamente integrada.