Público
Público

Caja Castilla La Mancha decide hoy su futuro con la incógnita de qué hará el PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Caja Castilla La Mancha (CCM) celebra hoy las asambleas en las que debe decidir si apoya o no el plan diseñado para su rescate, que pasa por la integración de su negocio financiero en un banco del Grupo Cajastur, y lo hace sin que el PP haya aclarado aún que harán sus consejeros.

Los 148 consejeros generales de CCM votarán hoy si aceptan o no el proyecto, avalado por la Comisión Europea, que ha autorizado las ayudas otorgadas por el Gobierno español a la reestructuración de la caja, intervenida por el Banco de España en marzo de 2009.

El plan de rescate autorizado por el Banco de España pasa por la conversión de CCM en una fundación y el traspaso de su negocio financiero al Banco Liberta, que pasará a llamarse Banco CCM, con sede social en Cuenca, pero del que Cajastur participará en un 75 por ciento.

Caja Castilla La Mancha ha recibido una garantía estatal de 3.000 millones de euros en marzo de 2009, seguida de una inyección de capital de 1.300 millones a cargo del fondo de garantía de depósitos de las cajas, además de una contribución de liquidez de 350 millones y una garantía de unos 2.500 millones para activos dañados, según la Comisión Europea

La integración de CCM en Cajastur ha recibido el apoyo público de los dirigentes del Gobierno regional y del PSOE, que promovieron un cambio legal para que las cajas de ahorro de Castilla-La Mancha puedan renunciar a su condición de entidades de crédito.

También ha sido apoyada por los representantes de los trabajadores y de los empresarios, que han afirmado que prefieren la integración a la "liquidación", pero no así por Izquierda Unida y por el PP, que, como ha explicado su portavoz, Carmen Riolobos, decidirá en función de la información que reciban hoy los consejeros.

El director general del Grupo CCM, Xabier Alkorta, informará sobre la situación actual de CCM y el "plan de rescate previsto", que será sometido a la aprobación de la asamblea en conjunto con una serie de "condiciones".

Esas condiciones son el acuerdo marco suscrito por CCM con el Fondo de Garantía de Depósitos en Cajas de Ahorros (FGD) y la segregación del negocio bancario de CCM a favor de Banco Liberta.

El acuerdo implica que será el 1 de enero de 2010 la fecha a partir de la cual las operaciones propias de CCM relativas al patrimonio segregado se considerarán realizadas a efectos contables por cuenta de Banco Liberta.

La forma concreta de hacer la integración requiere una ampliación de capital en Banco Liberta por importe nominal de 136 millones de euros y una prima de emisión de 306 millones de euros, es decir una cuantía total de 442 millones de euros, cantidad que coincide con la diferencia existente entre el total del activo, fijado en 23.211 millones de euros, y el total pasivo, de 22.769 millones. .

Para hacer posible la operación, Cajastur, que hasta ahora es propietaria al cien por cien de Banco Liberta, renunciará a la suscripción preferente.

De esta forma, Banco Liberta, una vez aprobada la operación en la asamblea, y ya participado en un 75 por ciento por Cajastur y un 25 por ciento por la Fundación de la Caja Castilla La Mancha, iniciará sus operaciones con un valor de mercado de casi 1.800 millones de euros y unos "sólidos ratios de solvencia", según fuentes de la caja.