Público
Público

Caja España modifica su plan estratégico por la crisis y se provee de 200 millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La entidad financiera Caja España ha propuesto al consejo de administración reunido hoy en asamblea ordinaria una modificación de las directrices del plan estratégico 2007-2010 para hacer frente a la crisis y a la morosidad, con una provisión de 200 millones de euros.

El presidente de Caja España, Santos Llamas, ha explicado hoy, en rueda de prensa, que tomarán una serie de medidas que irán especialmente dirigidas a mantener en la media del sector los índices de morosidad, aunque ha reconocido que durante este año se han conseguido mantener y se controlarán el próximo ejercicio.

Para hacer frente a la situación provocada por la crisis y los problemas que afectan al sector financiero como su consecuencia, Caja España cuenta con una cantidad para "dotaciones y provisiones" que ronda los 200 millones de euros, superior a los 60 millones que la entidad leonesa había consignado hace cuatro años.

Esta decisión, no obstante, supone "un descenso en los beneficios encubiertos", aunque en este momento delicado, Caja España prefiere una "actitud conservadora y prudente" a dar de cara a la opinión pública "una imagen de grandes beneficios", según su presidente.

Bajo esta situación, la morosidad "va a seguir subiendo, por desgracia", según Llamas, aunque la caja leonesa realizará "esfuerzos para controlarla, perseguirla y adaptarla" a los planes estratégicos con una reforma en la "gestión de riesgos" de cara al próximo año.

Ese será el "objetivo fundamental" de Caja España en los próximos meses, tal y como ha comentado Santos Llamas, quien además ha explicado que aún es "pronto" para mostrar los datos de cierre del año, aunque ha avanzado que "todos los índices de negocio van a ser positivos".

Otra de las metas para esta entidad es la de "consolidar las grandes fortalezas" de la institución, que son la "fortaleza y la liquidez", que para la entidad leonesa es de 2.000 millones de euros.

Por su parte, el director general de Caja España, Ignacio Lagartos, ha explicado que estas medidas provocarán un "cambio" en el modelo estratégico de la caja elaborado en el año 2006 y con horizonte 2010 porque desde entonces "ha llovido mucho" y se ha producido un cambio "drástico" por la crisis.

Caja España agudizará aún más los criterios de "máxima prudencia" y, en cuanto a la morosidad, ha señalado que la entidad financiera está trabajando directamente con las empresas, extendiendo los vencimientos y los pagos de intereses, y con los particulares, con medidas para facilitar los pagos de los préstamos hipotecarios.

En este sentido, Lagartos ha indicado que otro de los objetivos de la entidad es "mejorar la relación con los clientes" y "mantener y mejorar" la actividad típica de una caja de ahorros, es decir, redistribuir el dinero que se ingresa de los clientes para prestarlo a otros y cobrar los intereses.

El director general ha asegurado que es importante que la caja mantenga esta actividad básica durante al año que viene como una medida que contribuirá a paliar las consecuencias de la crisis.

Además, se mantendrá una "lucha muy fuerte" sobre el control de gastos que afectará a las contrataciones y a las prejubilaciones parciales para los empleados mayores de 60 años.