Público
Público

Calderón: si EEUU se resigna a consumir drogas, que busque otras alternativas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente mexicano, Felipe Calderón, elevó hoy el tono de sus críticas contra las autoridades de EE.UU. y afirmó que si los estadounidenses "están resignados a consumir drogas", deben establecer otros puntos de acceso de narcóticos a su territorio "distintos a la frontera" con México.

El gobernante mexicano ofreció hoy un mensaje después de que un grupo de criminales incendió el jueves un casino en la norteña ciudad de Monterrey, en un hecho en el que murieron 52 personas y una decena más resultaron heridas.

"Si están decididos y resignados a consumir drogas, busquen entonces alternativas de mercado que cancelen las estratosféricas ganancias de los criminales, o establezcan puntos de acceso claros distintos a la frontera con México, pero esa situación ya no puede seguir igual", sostuvo Calderón, en medio de un reclamo inusualmente duro contra EE.UU.

"México ya no puede ser la puerta de acceso ni tampoco pagar las consecuencias que ese mercado genera y que se traduce no sólo en cientos de millones de dólares ilícitos, provenientes del mercado negro, sino también en miles de muertos a consecuencia de la violencia que ejercen las bandas criminales abocadas a ese negocio", indicó Calderón, vestido de negro en señal de luto.

El gobernante, que se desplazará a Monterrey para visitar la zona del siniestro, hizo "un llamado a la sociedad, al Congreso y al Gobierno de los Estados Unidos" para pedirles que "reflexionen acerca de la tragedia" que vive "México y muchos países latinoamericanos a consecuencia, en gran parte, del consumo insaciable de drogas" de EE.UU.

En ese consumo de estupefacientes "participan millones y millones" de estadounidenses, que pagan miles de millones de dólares que "terminan armando y organizando a los criminales", dijo.

Asimismo, el jefe de Estado pidió a las autoridades de EE.UU. que "cierren de una vez la criminal venta de armas de alto poder y fusiles de asalto a los delincuentes que operan en México y que solo obedece al lucro".

El Gobierno mexicano critica que en Estados Unidos haya más de 10.000 de tiendas a lo largo de la frontera común en las que se pueden adquirir armas fácilmente, muchas de las cuales van a parar a los grupos criminales de este país.

Las autoridades mexicanas han decomisado más de 100.000 armas cortas y largas a los grupos del crimen organizado desde que Calderón asumió el poder en 2006.

"Somos vecinos, somos aliados, somos amigos, pero también ustedes son responsables", aseveró el mandatario.

"Ese consumo de drogas debe reducirse drásticamente, y si eso no es posible, los Estados Unidos deben colaborar también, cuando menos, para evitar que su trasiego, el de los dólares a México, genere esta violencia insufrible", insistió.

Sin embargo, el gobernante manifestó que México necesita y agradece la cooperación que recibe de EE.UU. en materia de información e inteligencia, lo que le ha permitido a las autoridades "capturar a decenas de líderes del crimen organizado y golpear a las estructuras criminales".

El incendio en el casino de Monterrey ha causado conmoción en México, y Calderón, que decretó tres días de luto nacional por ese crimen, no ha dudado en calificar a sus autores de "terroristas".

La violencia relacionada con la acción del crimen organizado en México se ha cobrado la vida de más de 40.000 personas desde diciembre de 2006, según cifras oficiales.