Público
Público

Camacho se propone ahora lograr la alcaldía de Badalona y gobernar Barcelona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La presidenta del PP catalán, Alícia Sánchez-Camacho, que ha obtenido el mejor resultado para su partido en las autonómicas catalanas, se propone ahora lograr la alcaldía de Badalona y jugar un papel "decisivo" en Barcelona que le permita estar también en el gobierno de la capital catalana.

En una entrevista con Efe, Sánchez-Camacho ha avanzado que después de haber logrado ser "la tercera fuerza en el Parlamento catalán", al pasar de 14 a 18 diputados, ahora se marca un "segundo gran reto: poder asumir alcaldías importantes en el área metropolitana, como pueda ser Badalona, y en toda Cataluña".

El PP es ahora la segunda fuerza en el Ayuntamiento de Badalona, con siete concejales, y ve al alcance que su candidato, Xavier García Albiol, que ha centrado la atención mediática por su contundente discurso respecto a la inmigración irregular, arrebate la tercera ciudad de Cataluña al PSC.

"Ahora necesitamos una mayor presencia en el territorio para poder desarrollar nuestro proyecto político", ha afirmado la candidata, que ha añadido: "Gobernar en Barcelona es una gran posibilidad y se va a producir".

El PP tiene actualmente 283 regidores en toda Cataluña y participa en 34 gobiernos municipales, entre los cuales destacan Blanes, Premià de Dalt, Cunit o Lloret de Mar, aunque solo tiene tres alcaldías, la más importante de ellas la de Creixell (Tarragona), con una población de unos 3.000 habitantes.

Sánchez-Camacho, que presume de haber logrado una "renovación tranquila" en el PP catalán y de haber abierto 20 nuevas sedes en sus dos años como presidenta del PPC, desea ahora aumentar su implantación territorial, y Badalona podría ser un emblema de la expansión de los populares en los próximos comicios.

Hasta ahora, las 'plazas' municipales más importantes que han estado en el pasado en manos del PP catalán fueron la alcaldía de Sant Andreu de Llavaneres (Barcelona) y el gobierno de la ciudad de Tarragona, en el que participaron tras un pacto con CiU.

Por otra parte, Sánchez-Camacho ha evitado replicar con contundencia al ex presidente del PP catalán y eurodiputado, Aleix Vidal-Quadras, quien opinó que si en 1995 su partido no hubiera abandonado la defensa de un proyecto español desde Cataluña, ahora el PP catalán tendría entre 28 y 30 diputados en el Parlament e igualaría al PSC.

"Frente a algunas declaraciones no tengo nada que comentar. Los hechos se comentan por sí solos. Los catalanes han dicho que quieren un partido de Cataluña que defienda como prioridad los intereses de Cataluña pero en una España del siglo XXI", ha subrayado la líder del PPC, que ha apuntado que ella ha logrado superar los 15 escaños que Vidal-Quadras logró en 1995 "sin estar en el Parlament".

"En el PP catalán ya no hay ningún tipo de debates, al contrario. Está absolutamente cohesionado", ha apostillado la presidenta del PP catalán, que insiste en ver las autonómicas del 28 de noviembre como una antesala de la victoria del PP en las generales.